Ir al contenido

Pensamiento simbólico

El pensamiento simbólico es un proceso psicológico superior, que distingue al ser humano del resto de las especies.

Hablar de pensamiento simbólico es referirnos la capacidad del sujeto de pensar su entorno, de representarse mentalmente la realidad.

Es decir que las personas tienen la habilidad de abstracción de la realidad objetiva, y de darle un significado propio a través de mecanismos de simbolización.

señal de tránsito prohibición de orinar en vía pública apela al pensamiento simbólico

Las señales y símbolos requieren del pensamiento simbólico para entender el significado.

¿Qué es el pensamiento simbólico?

Es un pensamiento que proyecta la capacidad de representación del sujeto, en contenidos mentales abstractos. Permite pensarse a sí mismo y al entorno sin la necesidad de estímulos externos. E implica también entender la intención en las palabras, las señales, los signos y los símbolos.

El pensamiento simbólico es la posibilidad de representación de un sistema mental organizado. Este factor es la herramienta adaptativa principal para la supervivencia.

Expresiones del pensamiento simbólico

Sin las expresiones de este tipo de pensamiento, no podríamos comprender al ser humano en su totalidad. Se trata de:

  • el lenguaje
  • la cultura
  • el juego
  • el dibujo y la pintura
  • las matemáticas

Un ejemplo claro de simbolización es el uso de las palabras y del lenguaje. Es que las claves con que describimos la realidad son simbólicas y consensuadas, creadas culturalmente. Incluso en la lectura de un libro participa el pensamiento simbólico en la escritura. Todo lo que se plasma sobre el papel, fue creado primero en la mente.

¿A qué edad aparece?

Si las condiciones de crecimiento y desarrollo son normativas, la capacidad de pensamiento simbólico surge a los 18 meses de edad. Es la fase preoperacional postulada por Piaget.

Según el biólogo y psicólogo suizo Jean Piaget, reconocido por sus aportes al estudio de la infancia, la etapa entre dos y siete años es clave para el pensamiento abstracto. Lo importante es que en ese período el niño:

  • comprende el rol de los demás y el suyo propio
  • crea símbolos para representar los objetos tangibles
  • asocia las relaciones entre los objetos y símbolos

A través del pensamiento simbólico podemos recordar el pasado, hipotetizar sobre el futuro y elaborar hipótesis. Más allá de la percepción de los sentidos, hay un entretejido social donde puede entreverse lo intangible.

En dibujo y pintura

También en el arte los hallazgos dan cuenta de que siempre el ser humano pensó en forma simbólica. Existen vestigios de pintura rupestre con huellas de manos humanas impresas en murallas. Y del mismo modo escenas de la vida cotidiana con símbolos que dejan inferir el pensamiento abstracto.

En la pintura en particular, el simbolismo es aquello a descifrar más allá de lo manifiesto y objetivo. Entonces, interpretar los sentimientos y emociones detrás de la obra es dar un significado a aquello que se ve.

Muchas veces el dibujo y el color se convierten en algo simbólico, como sucede con las banderas. A través de ellas las sociedades imprimen su identidad y dejan su legado.

En las obras de arte modernas (pintura abstracta), el artista no refleja la realidad sino una abstracción simbólica de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.