Ir al contenido

Importancia del sueño

La importancia del sueño tiene relación con la calidad de las horas dormidas y con el descanso. Muchas veces nos levantamos cansados y somnolientos, irritables y desconcentrados.

El sueño y la buena salud van de la mano, ya que dormir mal tiene repercusiones en nuestra vida. Cuando no dormimos lo suficiente, ello se refleja en nuestro rendimiento.

Necesitamos de una buena noche de sueño para que el cerebro y el cuerpo puedan recuperarse del estrés del día.

Cama con mujer durmiendo un sueño reparador

Dormir es necesario para sostener nuestra buena salud.

¿Qué es el sueño?

El sueño es un proceso biológico complejo en el que siguen activas las funciones del cuerpo y cerebro, aunque estamos inconscientes. Durante el sueño procesamos la información nueva, y descansamos para afrontar la actividad del día siguiente.

Cuando dormimos, el cerebro atraviesa cinco fases con distinta actividad eléctrica en cada una de ellas. También son diferentes la temperatura, la respiración y el ritmo cardíaco, que pueden ser más lentos o más rápidos en cada fase.

¿Por qué son importantes las fases del sueño?

Porque algunas de ellas nos proveen de un buen descanso y energía, además de:

  • aprender información
  • formar recuerdos
  • hacer reflexiones
  • descansar el corazón y sistema vascular
  • facilitar la liberación de mayor cantidad de hormona de crecimiento (que ayuda a crecer a los niños)
  • aumentar la masa muscular y reparación de tejidos en adultos y niños
  • liberar hormonas sexuales (que contribuyen a la fertilidad)
  • ayudar a combatir infecciones a través de las citoquinas (hormonas que colaboran con el sistema inmunitario)

¿Cuánto hay que dormir?

La cantidad de sueño que necesitamos depende de nuestro estado de salud, edad y estilo de vida. Pero en general, hay algunas pautas:

  • Recién nacidos duermen hasta 18 horas diarias
  • Niños en edad prescolar hasta 12 horas por día
  • Edad escolar por lo menos 10 horas diarias
  • Adolescentes de 9 a 10 horas, ya que cambia su reloj biológico y es probable que se acuesten más tarde (necesitando dormir más por las mañanas)
  • Adultos y adultos mayores suelen dormir 7 u 8 horas diarias, aunque cuando envejecen muchas personas duermen menos horas

¿Cuándo el sueño no es de buena calidad?

  • Cuando el sueño se acorta o interrumpe
  • Si tenemos problemas para levantarnos por las mañanas
  • Cuando no podemos concentrarnos durante el día
  • Nos despertamos somnolientos y cansados

Efectos del mal dormir para la salud

La privación del sueño afecta el rendimiento, la capacidad de pensar con claridad, y las reacciones rápidas. En consecuencia, las personas que no duermen bien pueden ponerse en situaciones de riesgo como sufrir accidentes, y aún tomar malas decisiones.

También el estado de ánimo puede sufrir alteraciones, lo que causa:

  • ansiedad
  • irritabilidad
  • depresión
  • problemas en las relaciones personales

En cuanto a la salud física, los estudios demuestran que no dormir lo suficiente aumenta el riesgo de:

  • enfermedades del corazón
  • accidente cerebrovascular
  • obesidad
  • hipertensión
  • diabetes tipo 2

Problemas del sueño

Es recomendable consultar al médico si los problemas para dormir son constantes, ya que puede diagnosticar:

  • trastorno del sueño
  • insomnio
  • apneas del sueño

En muchos casos, el profesional puede sugerir el uso transitorio de medicamentos para dormir, de modo de generar un buen hábito, o solicitar un estudio del sueño.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.