Ir al contenido

Importancia de la literatura

La importancia de la literatura en el desarrollo de las personas es altísima. Según lo han revelado numerosos estudios el hábito de la lectura colabora con un desarrollo sano del universo emocional e intelectual del niño y puede ayudarlo a prepararse mejor para el futuro.

La literatura ofrece numerosos beneficios vinculados al desarrollo. A través de la lectura los niños pueden enfrentarse a ideas diferentes a las suyas y poner a prueba y fortalecer su pensamiento crítico; asimismo, puede ayudarlos a desarrollar la empatía, habilidad que les permitirá ponerse en el lugar de los otros sin juzgarlos.

Gracias a la lectura los niños pueden desarrollar su creatividad. Es ésta una de las actividades más completa, ya que pone a trabajar diversas partes del cerebro: tanto las encargadas de resolver cuestiones ligadas a la lógica y al pensamiento, como las dedicadas a la percepción del entorno y a las emociones.

La importancia de la literatura en las habilidades sociales

Al leer, los niños desarrollan capacidades de razonamiento y también de comprensión emocional. De este modo, serán más capaces de definir sus opiniones y poner en palabras sus emociones. Esto, a su vez, puede serles de gran ayuda para enfrentar los problemas típicos de la vida cotidiana y desarrollarse de forma independiente.

Si el hábito de la lectura se adquiere a una edad temprana los niños tienen más posibilidades de interpretar antes y mejor la información y los estímulos del entorno. De este modo, es posible que no tengan dificultades en el colegio, lo que derivará en una escolarización menos traumática.

Respecto al desarrollo de la creatividad. Gracias a que la literatura nos permite viajar de forma abstracta a otros mundos, a otra época o incluso arribar en ambientes imaginarios, es un excelente recurso contra el estrés o las vicisitudes de la vida, lo que puede resultar fabuloso en la infancia.

Los riesgos de la literatura

Si bien leer es absolutamente positivo, también conlleva un riesgo: la obsesión. Esto se debe a que si un niño nota que cuando se zambulle en los libros los problemas de su día a día desaparecen, posiblemente sienta la tentación de pasarse más tiempo entre libros que en la vida real, y eso a la larga puede ser perjudicial para él.

Es importante, por tanto, que todo niño que se acerque a la literatura reciba el apoyo y el acompañamiento psicológico de un adulto a fin de que lo que los libros le ofrecen pueda convertirse en contenido positivo que pueda servirle para entender mejor su propia experiencia y enfrentarla de una manera eficiente.

De lo contrario, la literatura podría convertirse en una especie de escape que puede generar trastornos de tipo afectivo.

Podríamos concluir diciendo que dada la importancia que la literatura tiene en nuestra vida la mejor forma de propiciar una vida feliz a los peques es acercarlos a ella demostrándoles que todo lo que allí encuentran puede ser adaptable y provechoso para encarar la propia vida.

Y es que la mayor importancia de la literatura reside en que puede ser un recurso fabuloso para mejorar nuestra calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.