Ir al contenido

Importancia del juego para el aprendizaje

Según la neurociencia, el juego es mucho más que una simple diversión y un entretenimiento.

Aprender jugando es un recurso muy común en los niveles iniciales, pero a medida que se avanza hacia las etapas superiores esta práctica se va perdiendo.

El aporte del juego es de gran importancia para el aprendizaje porque brinda nuevas maneras de aprender que son diferentes a las tradicionales.

el juego para el aprendizaje entre dos niños

Es necesario no separar el juego del aprendizaje para lograr efectividad en la enseñanza.

Disciplinas de reciente surgimiento como la neuroeducación, han demostrado que el juego es un recurso muy efectivo en todos los niveles educativos.

La neurociencia nos ha enseñado que todos los cerebros son diferentes, como son diferentes también los modos de comprensión y aprendizaje.

La singularidad de cada cerebro requiere una atención especial a la diversidad de los alumnos en las aulas, por eso una escuela que incorpora la neuroeducación es una escuela inclusiva, donde pueden aprender juntos alumnos totalmente diferentes.

Neurológicamente, el juego se utiliza como herramienta importante de aprendizaje. A la hora de jugar, son activadas regiones cerebrales que despiertan la motivación para aprender y la focalizalización de la atención.

Es una manera sencilla para afianzar conocimientos, fomentar la motivación, desarrollar habilidades para solucionar problemas, y practicar aptitudes que pueden fácilmente ser trasladadas a la vida cotidiana.

Al igual que en el aprendizaje por descubrimiento, en el juego el alumno es el protagonista del proceso de aprender.

Con un profesor tradicional que dicta una clase magistral, y un conjunto de alumnos pasivos que solamente escuchan y son evaluados de modo uniforme, no hay lugar para las diferencias.

Para correrse de la uniformidad de las clases tradicionales y volver al juego en la clase, es necesario contar con docentes activos y creativos.

Para aprender a través del juego se requieren actividades cooperativas y propuestas alternativas que vinculen el aprendizaje a las situaciones que ocurren en la realidad.

Incorporar el arte y los métodos audiovisuales a las clases lleva más tiempo pero genera mayor motivación y mejor respuesta al aprendizaje.

Se pueden incorporar videojuegos y juegos que no son específicamente educativos y transformarlos en fuentes de aprendizaje, como así también utilizar aplicaciones especialmente diseñadas para la aplicación de ciertos conocimientos.

Para transformar el aprendizaje de conocimientos en juego habrá que definir un objetivo proponer un reto para jugar, establecer normas claras con un sistema de recompensas, proponiendo niveles crecientes de dificultad y una competición motivante.

El juego es muy importante en todas las instancias de aprendizaje, aún en los altos grados de educación, ya que aporta no sólo desde lo educativo, sino también desde lo personal y lo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.