Ir al contenido

Importancia del aprendizaje por descubrimiento

A diferencia del tradicional aprendizaje por memorización, la teoría del aprendizaje por descubrimiento es de índole constructivista.

Su principal característica es que los contenidos son construidos por el propio alumno motivado por la curiosidad, a través de un descubrimiento guiado por el profesor en un contexto de observación y exploración.

El aprendizaje por descubrimiento es un tipo de enseñanza en la que el alumno está posicionado como protagonista del propio proceso de aprender.

En el aprendizaje por descubrimiento los alumnos construyen el contenido de la enseñanza a través de la indagación.

El psicólogo y pedagogo norteamericano Jerome Bruner fue quien desarrolló la teoría conocida como aprendizaje por descubrimiento.

Según su concepción, la labor del docente es promover que los alumnos adquieran el conocimiento por sí mismos.

Se rompe con la experiencia tradicional de aprendizaje en la que el rol del educador era ofrecer una clase magistral frente a la pasividad del educando.

El profesor debe actuar como mentor de conocimiento, como motivador y proveedor de los recursos necesarios para que el alumno encuentre respuestas por sí mismo.

Su rol docente consiste en proporcionar los materiales adecuados para que los alumnos se vean estimulados a la observación, la comparación, la indagación, el análisis de las semejanzas y diferencias, pero sin explicar los contenidos de manera acabada.

El sujeto que aprende es considerado un agente activo en la búsqueda de soluciones, para lo cual tiene que tomar iniciativas, desarrollar espíritu crítico, descubrir la capacidad de pensar por sí mismo, y buscar soluciones a cada reto que se presente en el proceso de aprendizaje.

El objetivo de esta forma de aprendizaje es lograr que el alumno descubra de modo activo el funcionamiento de lo estudiado, sin acudir a memorizaciones mecánicas.

El enfoque del método está dirigido al desarrollo de habilidades y capacidades para la expresión escrita y verbal, las representaciones mentales, la creatividad, la resolución de problemas en forma autónoma y la flexibilidad mental.

La propuesta elaborada por Bruner sostiene que el rol de la escuela y de las instituciones de enseñanza, debe conducir al alumno al descubrimiento de nuevos caminos para resolver problemas viejos, de forma acorde a las actuales características de la sociedad.

Son elementos a tener en cuenta por el docente la actitud del estudiante, la motivación, compatibilidad, capacidad para utilizar el flujo de información en la resolución de problemas y la habilidad del educando para asimilar lo aprendido.

Tiene gran significado en la teoría del aprendizaje por descubrimiento que el alumno pueda transferir el aprendizaje a toda circunstancia de su vida, a través de su propia visión del mundo.

Para facilitar el desarrollo intelectual es necesaria una permanente interacción sistemática entre el profesor y los alumnos, como así también entre los alumnos entre sí.

La teoría fue muy criticada porque los resultados no fueron los esperados, considerando que la imagen que se trasladaba de la ciencia era deficiente, restando valor a la creatividad del trabajo científico.

El modelo se reveló como centrado excesivamente en el inductivismo científico y en la autonomía de los educandos, prestando escasa valoración a los contenidos e infravalorando el aporte de la epistemología moderna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.