Importancia del juego en la adolescencia

A menudo solemos pensar el juego como una actividad reservada para los más pequeños. Sin embargo, a medida que crecen los niños, el juego debe adaptarse a cada edad.

El juego en la adolescencia es tan importante, que se recomienda invertir tiempo en ello ya que se trata de una fase crítica psíquica y física del desarrollo.

La adolescencia es la transición entre la niñez y la adultez, período en el que se producen intensos cambios corporales y emocionales.

adulto y joven con micrófono fomentando el juego en la adolescencia

Hay muchas maneras de jugar con los jóvenes, adaptando la actividad a cada edad.

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia está comprendida entre el inicio de la pubertad (que marca el final de la infancia) y el inicio de la edad adulta. El comienzo de la adultez es el momento en que se completa el desarrollo del organismo.

En esta etapa del crecimiento que llamamos adolescencia, las personas manifiestan más cambios que en cualquier otra. Existen cambios fisiológicos, psicológicos, entre otros, pero los más notorios son los cambios físicos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la adolescencia se da entre los 11 y 19 años. Este período se divide en adolescencia temprana (de 12 a 14) y adolescencia tardía (15 a 19).

Es un período en el que los niños se convierten en adultos, y a la transformación física la acompañan cuestionamientos y duelos. Es una búsqueda de la propia identidad, de las propias respuestas, de la diferenciación con los padres y adultos.

¿Cuál es la importancia del juego en la adolescencia?

Esta etapa de la vida es básica para la formación, la maduración y descubrimiento de su nueva identidad. Por eso los jóvenes pasan por un proceso de transformación en el que presentan conductas:

  • compulsivas
  • confrontativas
  • rebeldes
  • irritables
  • depresivas

En este contexto el juego es importante porque brinda una manera de compartir desde perspectivas novedosas, distintas a lo convencional. El juego se hace porque satisface, da alegría y hace olvidar estas problemáticas.

¿Por qué vale la pena jugar?

  • Para aprender reglas, lecciones y respeto a los valores en forma divertida
  • Porque es fundamental para el desarrollo de capacidades y habilidades
  • Permite mejorar el conocimiento de uno mismo y potenciar la autoestima
  • Amplía las relaciones sociales, a través del trabajo en equipo, la cooperación y aceptación de normas
  • Puede reducir conductas de riesgo (abuso de sustancias, sexualidad precoz, abusos, obesidad, bulimia)
  • Produce una evasión en la vida, que es necesaria para el equilibrio afectivo y emocional
  • Aporta placer, alegría y satisfacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *