Ir al contenido

Importancia de la igualdad

Reconocer la importancia de la igualdad constituye un valor esencial del conjunto de la sociedad, de la que debe ser un objetivo fundamental.

Sin embargo, nos separa de la igualdad real un largo camino en relación a oportunidades y derechos en la vida diaria de hombres y mujeres.

La transformación social es una responsabilidad de los poderes públicos, pero también de toda la ciudadanía.

la igualdad representada en la balanza de la estatua

Estatua de la libertad

El reto de la igualdad

Combatir la desigualdad social es el reto de la sociedad actual, donde la pobreza extrema es una provocación a la violencia. Reducir la desigualdad entre los países del mundo, es un desafío que se vislumbra difícil de alcanzar. Lo importante, es que las políticas sociales y económicas sean universales, prestando atención a los marginados y desfavorecidos.

Para lograr un mundo más inclusivo, se impone un cambio transformador. Erradicar el hambre, la desnutrición infantil y la extrema pobreza requiere mayor inversión en salud, educación, protección social y fuentes trabajo.

Las desigualdades, que amenazan el desarrollo económico y social en todo el planeta, afectando la calidad de vida de las personas, se basan en:

  • la raza
  • el género
  • la edad
  • los ingresos
  • la discapacidad
  • la orientación sexual
  • el origen étnico
  • la religión
  • las oportunidades
  • la clase social

Algunos ejemplos de desigualdad

Cerca de tres millones de niños mueren por año en el mundo a causa de la desnutrición infantil. Y están afectados por desnutrición crónica 160 millones de niños, que sufrirán graves consecuencias, según informes de Unicef.

En las zonas rurales las mujeres embarazadas tienen el triple de posibilidades de perecer en el parto, en relación con las mujeres de los centros urbanos.

Además, en África conviven 16 mil millonarios con más de 350 millones de personas en situación de pobreza extrema.

Importancia de la igualdad de derechos

Las personas no somos iguales, pero tenemos los mismos derechos ante la ley. En toda sociedad democrática, el principio de la igualdad es uno de los derechos fundamentales, tutelados por el Estado. Esta protección estatal de los derechos humanos, se ejerce a través de las garantías individuales.

Los derechos humanos son los que protegen la dignidad e integridad de las personas. Son prerrogativas que nos pertenecen a todos por igual, por nuestra condición de persona, sin discriminación de razas, religión o género.

A partir de la Independencia de los Estados Unidos (1776) y de la Revolución Francesa (1789), nació el concepto moderno de igualdad.

El principio de igualdad fue el legado fundamental de la Revolución de 1789, que se plasmó en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Esta tiene un valor universal, y dejó expreso el postulado de que todos “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos”. Esta premisa constituyó la base de la Declaración de las Naciones Unidas en 1948.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.