Ir al contenido

Importancia de la identidad nacional

La identidad nacional y los lazos sociales son una construcción subjetiva, que tiene énfasis en el sentimiento de pertenencia a una determinada comunidad.

Según Borojov, escritor judío nacido en Ucrania, hay una estrecha relación entre identidad nacional y clases sociales. Ya que cada clase social tiene una perspectiva distinta de lo que es la nación, acorde a sus intereses de clase.

Así los terratenientes defienden una nación unida por la ideología agraria, que defiende su renta. Como la burguesía sale a conquistar el mercado mundial, y la clase trabajadora a defender su fuente de trabajo.

identidad nacional a traves de conjunto de manos unidas

Sentimiento de pertenencia en lenguaje corporal

¿De qué hablamos cuando hablamos de identidad?

El tema de la identidad, en tanto individuación y diferenciación con el otro, no puede estudiarse sin incluir el “yo social”. Es decir que el “yo” individual siempre se define en relación con los otros con los que se interactúa. En relación también con un contexto cultural, una lengua, costumbres y características propias de una nación, asentada en un territorio.

A pesar de nuestra originalidad individual, estamos insertos en un entramado social ya constituido. No es posible hablar de una identidad individual por fuera de la identidad social. Ya que el individuo no puede concebirse sin su medio.

La identidad se construye en contacto con otros, si bien está encarnada en individuos concretos. Lo individual y lo social son parte de un mismo fenómeno, en momentos distintos de realización. O sea que la identidad personal es parte de un proceso que se dirige hacia un plano colectivo, con el que la persona se identifica socialmente.

La identidad nacional

Si la identidad sólo cobra existencia en el ámbito relacional, en el inter reconocimiento de las distintas identidades personales, la estructura social se funda en un consenso. La identidad colectiva implica un sentimiento de pertenencia a una comunidad.

Este sentir o este pertenecer emerge de una unidad de condiciones o intereses:

  • hablar una misma lengua
  • participar de las mismas tradiciones
  • vivir en un mismo territorio
  • compartir costumbres e intereses
  • ser parte de quienes habitan en determinada región climática
  • estar ligados por religiones y culturas

Pero más allá de la dinámica de las comunidades y los cambios culturales, la identidad nacional tiene una connotación subjetiva. Además de los rasgos objetivos señalados, hay un fuerte sentimiento de lo nacional, de las propias raíces, de lo nativo.

Cada individuo internaliza inconscientemente características culturales, propias de la sociedad o nación a la que pertenece. Construyéndose así un sentimiento nacionalista, un sentir nacional. Por ejemplo el pueblo gitano comparte un sentimiento de pertenencia, aún viviendo en lugares distintos del mundo.

Importancia de la identidad nacional

El concepto surgió en el contexto de los Estados-Nación del siglo XIX, fundamentales para el desarrollo del capitalismo. La edificación de estos Estados capitalistas necesitó involucrar a toda la población para generar las condiciones apropiadas para la expansión capitalista: mercado interno, relaciones salariales, libre juego de la oferta y la demanda. Para que esto pueda generarse y sostenerse, se hizo imprescindible la identidad nacional, que se convirtió en asunto de estado.

La identidad nacional es la única que genera lazos permanentes y acción colectiva.

Entre sus fundamentos, están las etnias dominantes que son pilares de la cultura, por la importancia que se otorga a la comunidad de nacimiento en el mundo oriental. En cambio en Occidente, la nacionalidad se conforma en base a modelos políticos donde juega su rol la voluntad popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.