Ir al contenido

Importancia de un contrato

La importancia de un contrato está relacionada con el compromiso asumido por dos o más partes, a través de un acuerdo escrito. Este mecanismo representa los términos del acuerdo de voluntades asumido.

Es decir que el contrato es un instrumento legal, por medio del que dos personas se ponen de acuerdo de manera formal sobre algún aspecto o situación.

Conocer la importancia del contrato evita correr riesgos, asegurando el respeto y cumplimiento de una serie de condiciones que se pactan en dicho acuerdo.

firma de contrato entre dos partes

La firma de ambas partes es requisito formal del acuerdo de voluntades.

¿Cuál es la importancia del contrato?

Como se trata de un acuerdo recíproco entre dos partes, el contrato es un documento muy relevante para documentar lo acordado. Es así que permite respaldar los puntos que se consensuaron, y garantizar el cumplimiento de las obligaciones de cada parte.

Si no existiera el contrato escrito, los involucrados correrían el riesgo de que no se cumpla el acuerdo. Lo que implicaría sufrir consecuencias económicas, o carecer de los beneficios estipulados en el documento.

Su importancia es vital no sólo para las corporaciones, instituciones y empresas, sino también en el ámbito del derecho privado.

Elementos del contrato

Este acto jurídico que es un acuerdo entre dos o más partes, requiere de la capacidad jurídica de los contratantes. Es decir de la aptitud de cada persona para adquirir derechos y contraer obligaciones.

Está basado en el principio de autonomía de la voluntad, por el que las partes son libres para expresar su voluntad en forma recíproca.  Y en la buena fe, siempre y cuando lo acordado no afecte el orden público, la moral y buenas costumbres, según reza la ley.

Entre sus elementos están:

  • el objeto de contratación, o materia de la que se trata el acuerdo
  • la causa por la que se celebra el contrato (por qué y para qué)
  • forma estipulada: escritura pública, con testigos, documento privado o público

Tipos de contrato

Los más usuales son los contratos civiles y los laborales. Lo que equivale a decir que las partes contratantes pueden ser personas físicas o personas jurídicas.

Existen muchos tipos de contratos, entre ellos:

  • privados (son los civiles) como el de alquiler por ejemplo
  • públicos (son los administrativos, que representan al Estado como en un servicio público de pasajeros)
  • laborales (contratos de trabajo)
  • comerciales (su objeto son los actos de comercio)
  • gratuitos (como una donación)
  • onerosos (son los que conllevan un precio como en la compraventa)
  • bilaterales o multilaterales, entre otros
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.