Ir al contenido

Importancia de la conciencia

La conciencia es una instancia psíquica, una de las dimensiones de la mente humana. Según Sigmund Freud, creador del Psicoanálisis, existe una dimensión oscura y vedada a la conciencia, que es el inconsciente.

La importancia de la conciencia es vital para dar significado a nuestras emociones y sentimientos. Es nuestra parte mental conectada con la realidad del mundo exterior.

Gracias a la conciencia podemos tomar decisiones, concebir posibilidades, asumir riesgos o evitarlos.

basura en la playa denota escasa conciencia ambiental

Tomar buenas y malas decisiones implica también poder asumir las responsabilidades que se derivan.

¿Qué es la conciencia humana?

Definir algo que no tiene materia y que carece de cualquier tipo de energía o fuerza medible, no es tarea fácil para la ciencia.

Sin embargo, la idea evolucionó junto a la evolución de la psicología, la neurofisiología y la filosofía. Cada área de estudio ofreció su definición según el campo de investigación:

  • La filosofía insistió en el aspecto subjetivo de la conciencia
  • Pero la psicología se enfocó en el comportamiento
  • Y la neurofisiología lo hizo en las propiedades fisiológicas

Sin embargo, la etimología de la palabra (del latín conscientia) arroja luz sobre su significado: “con conocimiento”.

Es decir que la conciencia es básicamente el conocimiento que el ser humano tiene sobre su propio conocimiento. Sobre su propia existencia y su capacidad para actuar sobre el entorno.

Es un estado mental que sólo es accesible por el propio sujeto. Lo que le permite adaptarse a la realidad en la que vive e interpretar sus estímulos externos.

¿Por qué la importancia de la conciencia?

Porque sin ella tendríamos una fractura con la realidad en la que estamos inmersos. A través de los sentidos tenemos percepción del mundo externo, y nos hacemos una representación simbólica de dicha realidad.

La conciencia está nutrida por experiencias del pasado, vínculos actuales y anteriores, y por nuestro sistema de creencias o cosmovisión. Nuestro modo de ser en el mundo y de pararnos frente a él se compone de todo aquello que experimentamos y alojamos en la memoria.

La realidad es objetiva, pero la entendemos a través de una construcción de nuestra mente. Ella da un significado peculiar y personal a lo que ocurre por medio de la conciencia.

Un gran escenario

Según el célebre psiquiatra y filósofo alemán Karl Jaspers, que enfocó su reflexión sobre el drama humano, los principales problemas son:

  • el sufrimiento
  • la comunicación
  • el odio
  • la culpa
  • el amor
  • la muerte

Para Jaspers, quien consideraba a los problemas mentales como producto del “shock ocasionado por la vida misma“, la conciencia era representada en forma gráfica como un gran escenario.

En ese escenario transcurren los fenómenos psíquicos, en los que la conciencia tiene tres cualidades básicas:

  1. El grado de luminosidad o claridad (máxima claridad en la vigilia, y mínima en el coma), donde el centro de la conciencia es más claro. Y las zonas más oscuras son las cercanas al inconsciente y al preconsciente.
  2. La amplitud del campo consciente y número de contenidos que puede alojar simultáneamente la conciencia
  3. El ordenamiento y conexión de los contenidos entre sí
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.