Ir al contenido

Importancia del socialismo

El socialismo es una doctrina política sobre la que se basa el sistema económico, social y político socialista. Este sistema propone, entre otros, la organización de la economía desde el Estado de cada nación.

El socialismo como corriente filosófica surgió a causa de los problemas sociales generados por el capitalismo del siglo XVIII. Distintos movimientos políticos y corrientes ideológicas defendieron la justicia social y la igualdad a través de la propiedad colectiva de los medios de producción.

El socialismo es el reto más importante que sufrió el capitalismo en su existencia, a escala mundial.

protesta obrera de sindicatos del socialismo chileno

El movimiento socialista surgió en protesta de los excesos del capitalismo.

Un poco de historia

Como todo concepto social, debe entenderse la ideología del socialismo en el contexto de su historia. Si bien como movimiento nació en el seno de la sociedad industrial, su origen es mucho más antiguo.

Las ideas socialistas datan de la Antigua Grecia en escritos como La República, de Platón. Como así también dan cuenta las prácticas comunitarias de la iglesia primitiva del cristianismo desde la venida de Jesús. Por otra parte, incluso el imperio Inca destaca por la construcción política y social de su civilización.

La revolución industrial del siglo XVIII originó a su vez movimientos revolucionarios a causa de los problemas sociales asociados al crecimiento industrial.

En la Europa del siglo XIX las teorías socialistas postulaban la igualdad, la justicia social y el gobierno del pueblo. Estos principios se oponían al individualismo y afán de lucro nacidos de la propiedad privada capitalista.

Algunas corrientes políticas tienen por antinomia al capitalismo, con el fin de eliminarlo o cambiarlo en forma evolutiva. Otras son apenas su conciencia crítica. En todos los casos es necesario diferenciar el enunciado teórico de la experiencia práctica.

Del socialismo al marxismo

Una vez nacido el socialismo moderno, industrial, cuyas cunas fueron Francia e Inglaterra, se abrió el camino para la llegada del marxismo en el siglo XIX.

Aún sin un cuerpo dogmático, importantes pensadores y militantes políticos (como Robert Owen y Henri de Saint-Simón) allanaron el paso hacia la reformulación ideológica.

El socialismo marxista fue un modo nuevo de comprender la sociedad y la historia. El filósofo, sociólogo, historiador y revolucionario comunista alemán Friedrich Engels, era hijo del dueño de una importante fábrica. Amigo de Marx, desde el centro de la revolución industrial escribió su primer libro: “La situación de la clase obrera en Inglaterra”. A través de su obra, influyó en Marx para concebir la idea de la lucha o conflicto de clases.

El apogeo político fue en el siglo XX con la Revolución Rusa (1917) bajo la conducción de Lenin, que puso fin a la era de los zares. Así se fundó la Rusia soviética, que fuera luego la URSS.

Estos acontecimientos avivaron los sentimientos reaccionarios que justificaron el nacimiento del fascismo y el nazismo. Con marcada connotación racial y anticomunista, dichos movimientos dictatoriales desencadenaron la Segunda Guerra Mundial.

Luego de la Guerra, el mundo se dividió en dos bloques:

  • El bloque capitalista, liderado por Inglaterra y Estados Unidos
  • El bloque comunista o socialista, liderado por URSS y China (desde 1949 la Revolución Comunista China instauró el maoísmo)

Del mismo modo, países como Vietnam, Cuba, Corea, Camboya atravesaron movimientos revolucionarios similares. Muchos genocidios, guerras y atrocidades se cometieron en la historia de la humanidad para defenderla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.