Ir al contenido

Importancia del saludo

Cuando comenzamos a relacionarnos necesitamos de diferentes fórmulas y maneras de acercamiento para expresar nuestras intenciones.

Sean físicas o verbales, las formas de saludar son una de las primeras muestras elementales de cortesía que ofrecemos cuando ingresamos a un lugar, cuando conocemos a alguien, o nos encontramos con un amigo.

El saludo tiene un valor simbólico según la forma en que sea expresado.

La importancia del saludo está en su valor simbólico. La forma en la que lo expresemos será interpretada como señal de proximidad, de afecto, de distancia, de acercamiento profesional o simplemente una formalidad de cortesía y buena educación.

Cuando nos saludan, es de buenas costumbres responder al saludo como signo de amabilidad. El rechazo del saludo puede ser interpretado de manera ofensiva.

La ausencia del saludo, según la tradición y cultura del lugar, puede ser interpretada como desatención, irritación o enfado. Es muy común en el lenguaje coloquial la frase “retirar el saludo”, como reflejo de hostilidad o de una actitud poco amigable.

El saludo es una costumbre sencilla y cotidiana que aprendemos desde la niñez, y es nuestra carta de presentación más visible. Cuando se trata de una entrevista laboral, el saludo tiene importancia del mismo modo que la presencia física, la postura corporal, la modalidad actitudinal, el lenguaje y la mirada.

En la vida cotidiana, el saludo es una demostración de cordialidad y afecto, según el lugar y la persona a la que estamos saludando.

Las costumbres culturales determinan el tipo de saludo que es esperable en cada región, presentándose múltiples formas de saludar.

En algunos países el saludo consta de una inclinación de cabeza, en otros se estrechan las manos, o se besan en ambas mejillas.

Los esquimales, por ejemplo, se frotan con la mano la nariz para saludar. Los japoneses, que cuidan la higiene de sus manos y evitan tomar contacto físico a través de ellas, hacen una reverencia con un movimiento del cuerpo.

El beso, la mirada, el abrazo, el saludo son algunos de los gestos de cercanía entre los seres humanos que conviven en una comunidad.

En la sociedad occidental es muy común el apretón de manos. Esta acción se originó como manifestación de paz, mostrando al extender la mano que no se portaban armas ni otros instrumentos de agresión.

Al ofrecer nuestro saludo a alguien tiene mucha importancia mirar al otro a los ojos, mostrando franqueza y lealtad al sostener la mirada. Un pequeño detalle que parece insignificante pero con el que nos ganamos respeto y afabilidad.

2 pensamientos en “Importancia del saludo”

  1. Es verdad, la importancia de el saludo es una carta de presentación sencilla y correcta. Es una lástima que se de a poco se pierda o algunos no respondan. Un saludo con buen tono ayuda a vivir mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.