Ir al contenido

Importancia de la risa

La sonrisa es un rasgo distintivo tan destacado en las personas, que hasta fue convertido en uno de los cánones de belleza más extendidos en todo el mundo.

En el reino animal, cuando los gorilas sonríen muestran sus dientes en señal de amistad, explicando con ese simple gesto a sus compañeros que no tienen intenciones de ataque.

Reír es un acto reflejo, instintivo, natural, y la risa es tan importante que sólo reporta múltiples beneficios.

La risa es un acto instintivo y natural del ser humano.

La importancia de la risa es destacable en distintas áreas relacionadas con la salud, en especial por su influencia en el sistema circulatorio.

Un ejemplo práctico de ello es lo que ocurre cuando nos sometemos a momentos de estrés, aún en nuestro tiempo libre.

Cuando miramos una película de terror o de suspenso, se contraen los vasos sanguíneos provocando una reducción del flujo de sangre.

Por el contrario, si miramos películas no estresantes aumenta la dilatación de los vasos sanguíneos permitiendo la llegada de más oxígeno y sangre a los tejidos y órganos del cuerpo.

La sonrisa y el buen humor tienen influencia directa en el organismo humano. Incluso los tratamientos de risoterapia arrojan resultados positivos tanto para la diabetes como para bajar el colesterol. Al reírnos, hay un instante durante el que baja la presión sanguínea y se desacelera el corazón.

La risa provoca una respuesta cerebral inmediata activando el hipocampo, llamado centro de la memoria. Se dirige luego hacia la amígdala o centro de las emociones, y posteriormente hacia la región del córtex o zona destinada a los procesos cognitivos, para llegar finalmente al núcleo acúmbeo o zona de activación de la carcajada.

Dependiendo de la personalidad, del estado de ánimo y de la ausencia de trastornos psicológicos, estas respuestas cerebrales son importantes para la salud psicofísica del ser humano.

Las sustancias neurotransmisoras se elevan con la risa, por lo que ciertas investigaciones afirman que habría una correlación entre la posibilidad de disminución de la enfermedad de Alzheimer y la risa.

Cuando estamos alegres y reímos, nuestro cerebro genera endorfinas, serotonina, dopamina y adrenalina, conjunto de hormonas que contribuyen al bienestar de la salud física y mental.

Además de la liberación de las hormonas llamadas de la felicidad, la risa también limita la producción de cortisol, hormona responsable del estrés. Al liberar dopamina mejoran las conexiones neuronales, ya que dicho neurotransmisor está asociado a la agilidad mental.

Si bien no hay estudios científicos que permitan afirmar que la risa retrasa el envejecimiento, son conocidas diversas experiencias profesionales y testimonios personales acerca del efecto positivo que provoca una actitud optimista en la curación de enfermedades como el cáncer.

Vivir las experiencias difíciles con buen humor y pensamientos positivos suele parecer un objetivo inalcanzable, pero el intento de tomar conciencia, disfrutar y prestar atención al momento presente es una práctica de la que todos somos responsables para mejorar nuestra calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.