Importancia de la maquina de vapor

La importancia del invento de la máquina de vapor y del ferrocarril fue clave para la Revolución Industrial.

La máquina reemplazó la utilización de la energía animal y humana por la energía generada por calentamiento de agua, con inducción al vapor.

La formación de vapor por calentamiento de agua, libera grandes alícuotas de energía térmica, que es reconvertida en energía mecánica a través de un proceso integrado por bielas, pistones y manivelas.

El uso de la máquina a vapor reemplazó la mano de obra humana y animal generando gran ahorro de dinero.

La máquina de vapor transformó el trabajo y la vida de las personas, en circunstancias políticas y económicas que posibilitaron la aparición de la nueva tecnología.

La rapidez y los grandes alcances de la producción a través de la máquina a vapor, eran incomparables con los de la producción manufacturera.

Además, el ferrocarril significó un nuevo sector de inversión, de los excedentes de capital que procedían de los beneficios generados por la agricultura y el comercio exterior.

El ferrocarril surgió como resultado de la necesidad de contar con un medio barato de transporte, de gran capacidad y rapidez, para trasladar el volumen creciente de productos agrarios y mercancías que se estaban generando para la industria.

Con el tiempo, las máquinas fabricadas con hierro sustituyeron a las elaboradas con madera, agregando un valor cualitativo importante a la invención.

En el siglo XIX el ferrocarril comenzó a utilizarse para el transporte de pasajeros, representando una importante innovación tecnológica que permitía la comunicación entre lejanas ciudades.

Gran Bretaña creó una red ferroviaria que le exigió un considerable esfuerzo, en cuanto a la adquisición de terrenos, la explanación, la construcción de túneles y puentes, el tendido de raíles, la construcción de estaciones, los puntos de abastecimiento de combustible, entre tantos.

El Parlamento Británico efectuó una regulación del sector ferroviario, a través de la examinación de trazados viales y de la intervención en las expropiaciones de terrenos definiendo las indemnizaciones.

Pero la red británica no tuvo establecido un plan sistemático, y se sometió el trazado a la libertad de iniciativa de las compañías ferroviarias.

En el mismo siglo se puso en funcionamiento también el barco de vapor, que aumentó de tamaño progresivamente hasta alcanzar las 22 mil quinientas toneladas brutas.

La universalización del uso de la máquina de vapor en barcos y locomotoras aumentó la demanda de carbón aún en zonas como América donde aún era posible tener acceso a la madera.

La industria pesada se concentró en las inmediaciones de las minas de carbón, por alto costo que implicaba el mineral para el transporte de larga distancia.

El ferrocarril abarató el transporte de personas y mercancías, y absorbió capitales, pero también disparó el consumo de hierro, acero y carbón, y fomentó la fabricación de vagones, locomotoras, raíles, representando un alto estímulo a la economía británica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *