Ir al contenido

Importancia del mapamundi

Un mapamundi es, como lo dice su nombre latino, un mapa del mundo.

Desde tiempos remotos, los mapas fueron utilizados para orientación de conquistadores, colonizadores y viajeros.

El mapamundi es importante, porque nos permite comprender en su totalidad a nuestro planeta.

El globo terráqueo es una de las formas que puede tener un mapamundi.

La representación cartográfica de toda la superficie de la Tierra tiene una finalidad específica, que es mostrar las fronteras territoriales y las aguas continentales.

En la Antigüedad se creía que la Tierra era plana, por eso los primeros mapamundis tuvieron a los límites de los mares como fin del mundo.

En la época del imperio romano, los mapas griegos y romanos consideraban al Mar Mediterráneo como si fuera todo el mundo.

La importancia del mapamundi para ellos, estaba asociada a la organización de los territorios conquistados.

Los antiguos mercaderes tenían mapamundis propios, donde estaban marcadas las rutas comerciales, los caminos y lugares característicos de sus recorridos.

Por ello predominaban los lugares naturales como la posición de los ríos, las montañas, los bosques y los lagos.

Actualmente la importancia del mapamundi está dada por la globalización, los convenios internacionales, el avance de las telecomunicaciones y de los medios de transporte.

Es indispensable poder ubicar cada rincón del planeta, teniendo un recurso que permita conocer la localización de cada nación.

Estudiantes de geografía, geología, historia universal o comercio internacional no pueden ser concebidos como tales si no cuentan con un mapamundi.

Conocer las divisiones territoriales del planeta es parte de nuestra cultura general, más allá de lo académico. De otro modo, no podríamos comprender las noticias de interés mundial, ni entender las estrategias de política internacional.

Los mapamundis pueden ser graficados de dos maneras, reproduciendo a escala la proyección cartográfica:

  • Planisferio
  • Globo Terráqueo

Cuando el mapamundi es graficado sobre una superficie plana lo llamamos planisferio, que hoy se dibuja sobre papel en lugar de la piel de animales que se usaba en la antigüedad.

Cuando la proyección del geoide que es el planeta se traslada de manera tridimensional sobre una esfera (ligeramente achatada en los polos), hablamos de lo que se conoce como globo terráqueo.

Sin embargo, la visión que tenemos del mundo está marcada por el mapamundi que conocemos. Como si cada país tuviera una mirada “subjetiva” del mundo, del que se siente el centro.

Por ejemplo en la proyección cartográfica que inventó Mercator, fueron infrarrepresentadas las regiones cercanas al Ecuador y fue puesta a Europa como el “ombligo” del mundo.

Da cuenta de dicha relegación del centro la comparación de los tamaños de Groenlandia (2.166.086 km2 de superficie) y América del Sur (17.891.900 km2 de superficie), donde Groenlandia fue representada con un tamaño notablemente mayor. 

La  sobresaliente exageración del tamaño de Groenlandia, deja en evidencia la perspectiva geopolítica subjetiva del cartógrafo, que queda reflejada por la realidad de que América del Sur es ocho veces más grande que Groenlandia.

La visión eurocéntrica del mundo ha dominado, a través de los siglos, la representación del planeta.

Detrás de la elección de una mirada para la representación gráfica del mapamundi, hay siempre connotaciones políticas.

Es un desafío interpelar las cuestiones que cotidianamente aparecen como una verdad no escrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.