Ir al contenido

Manierismo

El nombre de Manierismo se le dio al estilo artístico que en la tercera década del Siglo XVI surgió en Italia. Fue un abandono progresivo de los modelos del Renacimiento.

Para muchos, el Manierismo significó una transición entre el arte del Renacimiento y el posterior arte Barroco que dominó la cultura por varios siglos.

El término deviene de maniera, que es un saber hacer sin mucho esfuerzo. Propio y exclusivo de la corte, fue un tipo de arte sofisticado y artificioso.

esculturas de don quijote y sancho panza del manierista Cervantes

En literatura podemos considerar manieristas a escritores como Cervantes y Shakespeare.

¿Qué es el Manierismo?

Es un estilo artístico que surgió en Italia luego del Renacimiento, que puede intuirse en las últimas obras de Rafael y de Miguel Ángel. Tiende a la abstracción y a la irrealidad, a lo absurdo y sofisticado.

Este estilo rechazó lo más propio de la belleza clásica del Clasicismo: la armonía, el equilibrio, la serenidad y las proporciones. Es un arte subjetivo e inestable, ya que los artistas se alejaron de lo verosímil dejándose llevar por sus gustos.

Contexto de desarrollo del Manierismo

En medio de disturbios políticos, económicos, religiosos y científicos, entra en crisis el Renacimiento y surge una reacción artística anticlásica.

Ya no alcanzaban la razón y la armonía para colmar las aspiraciones del ser humano. El hombre perdió seguridad en sí mismo, creció la tensión y la angustia entre la miseria y la grandeza, lo viejo y lo nuevo.

El Manierismo se extendió por Europa buscando nuevas formas de belleza, tomando temas del Clasicismo pero sin su equilibrio y serenidad.

Características

Se pasó de lo táctil a lo visual, abandonando las formas para incorporar los colores y las luces, con características como:

  • distorsión
  • contrastes
  • paradojas
  • extravagancia
  • humor
  • preponderancia de la figura humana
  • sinuosidad de la anatomía
  • desnudos y retratos
  • formas irreales, abstractas, serpentinas
  • colores arbitrarios que reflejan angustias existenciales

Arquitectura y escultura

La arquitectura manierista rechaza lo clásico, acentuando la decoración, distorsionando el orden clásico y las proporciones. Los edificios pierden solemnidad y claridad de composición, con múltiples elementos que no cumplen función alguna.

Además tiene características como:

  • Una nueva concepción del espacio
  • Mayor libertad plástica
  • Preocupación urbanística (se crean fuentes públicas)

Por otra parte, la escultura manierista también adopta una posición crítica ante el clasicismo. Se manifiesta a través de formas sinuosas y ornamentales, que buscan el desequilibrio.

Del mismo modo la pintura se expresa de un modo impactante, con formas rebuscadas. Se destacan:

  • la densidad de los cuadros
  • figuras apretadas
  • imágenes de cánones alargados
  • acumulación de objetos como expresión de horror vacui
  • temas a veces desagradables
  • tonos fríos que no se corresponden con lo representado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.