Ir al contenido

Importancia del maíz

El maíz es un cereal de los más antiguos, que ocupa el segundo lugar en el mundo por su producción, después del trigo. El tercer lugar lo ocupa el arroz.

Además, el maíz es el primero en rendimiento de grano por hectárea, y después del trigo, es el segundo en producción total.

El maíz tiene gran importancia económica a nivel mundial, como alimento humano, para el ganado y como materia prima de muchos productos industriales.

fuente con choclos de maiz

Un cereal muy consumido en todo el mundo.

Origen del maíz

Se estima que tiene origen en América Central, en especial en México. Desde allí se extendió hacia el norte llegando a Canadá, y hacia el sur alcanzando a la Argentina.

Para las antiguas civilizaciones maya y azteca el maíz era un ingrediente esencial de la gastronomía. Pero en particular para la economía mexicana, era utilizado como moneda circulante.

Con la colonización del continente americano por parte de Cristóbal Colón, el grano fue difundido por Europa a través de la Corona española.

Aplicaciones

Como ya señaláramos anteriormente, son tres las aplicaciones del maíz:

  • alimento
  • forraje
  • materia prima industrial

Como alimento se puede utilizar todo el grano entero, o bien obtener a través de la molienda en seco, productos intermedios como sémola y harina. Como forraje se emplea para alimentar aves de corral, cerdos y rumiantes.

Limitaciones para el cultivo del maíz

Para lograr cultivos exitosos y de riesgo moderado, es necesario conocer la interacción suelo-clima. Cuando las precipitaciones no compensan la demanda, o el suelo tiene baja capacidad de almacenaje de agua, el estrés hídrico condiciona el rendimiento.

Relación entre el agua y el rendimiento

El maíz es un cultivo muy susceptible a las restricciones hídricas, por lo que se lo restringe a los mejores terrenos.

La falta de agua es una severa limitación para un óptimo rendimiento. Dicho rendimiento está asociado con el estado del cultivo durante el período crítico de treinta días, centrado en la floración. Si durante la estación de crecimiento hay bajas precipitaciones, el cultivo sufrirá estrés hídrico.

La duración e intensidad del estrés hídrico determinará el rendimiento. Ya que es durante el período crítico de floración cuando se determina el número de granos que se obtendrá por unidad de superficie.

De acuerdo con lo antedicho, si el ambiente está limitado por la disponibilidad de agua el rendimiento será afectado. Por ello la estrategia será adecuar u optimizar el estado del cultivo durante la floración.

Entre las prácticas de manejo del cultivo se pueden considerar:

  • fecha de siembra
  • el barbecho
  • sistema de labranza
  • densidad de siembra
  • espaciamiento entre las hileras
  • fertilización
  • mejora genética
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.