Ir al contenido

Importancia de llamar a las personas por su nombre

Llamar a las personas por su nombre tiene un significado de gran importancia. El nombre es la posesión más íntima y distintiva de una persona, su carta de presentación ante el mundo.

El nombre es inherente a la identidad del ser humano. El impacto de escuchar el propio nombre en boca de quien nos nombra, nos hace sentir valorados y reconocidos.

Es importante recordar el nombre de las personas y nombrarlas porque ello establece un puente de conexión y confianza.

El detalle de llamar a las personas por su nombre provoca en el otro un efecto psicológico gratificante. Lo hace sentir importante y establece un puente de alta emotividad y confianza.

Es un gesto que vuelve al que es nombrado más receptivo, porque lo toca en lo más profundo de su identidad. El propio nombre es la palabra que más nos gusta escuchar.

Nuestro nombre repetido en la voz del ser amado es la música más suave para nuestros oídos.

Es un detalle que parece menor, pero que sin embargo conecta con lo más íntimo de cada uno. Lo que cada quien es, la identidad, el propio nombre, todo alude a nuestra esencia como ser humano, a quiénes somos.

Que otras personas recuerden nuestro nombre nos genera una sensación de gratificación, de bienestar y calidez, y despierta nuestra empatía de manera inmediata.

En el ámbito laboral los expertos afirman que llamar a las personas por su nombre, sean colaboradores o clientes de una empresa, es uno de los más significativos detalles que se puedan tener con ellos.

Es una práctica que impacta de manera muy positiva en el interlocutor. Suele ser utilizada como estrategia para hacer sentir valorado al cliente. Y permite establecer un clima de confianza y cercanía.

Para poder llamar a las personas por su nombre, es necesario hacer un esfuerzo de memoria. Detenerse, observar al otro, escucharlo, adentrarse en su mundo con interés para poder recordar cuál es su identidad.

Muchas veces, el ritmo vertiginoso en el que nos movemos y la multiplicidad de obligaciones, no nos permiten recordar con facilidad los nombres. A pesar de eso, para brindar valor agregado a una compañía es importante personalizar las conversaciones.

Es un excelente gesto de delicadeza y atención hacer el esfuerzo de detenerse en medio de la vorágine, de las múltiples reuniones, las jornadas agotadoras y mirar a las personas a los ojos reconociendo que están ahí, utilizando su nombre como demostración de reconocimiento de su existencia.

La importancia que tiene llamar al otro por su nombre es complementaria con la importancia de la sonrisa, del saludo y de la mirada. Todos estos gestos generan un clima acogedor basado en la educación, el respeto y el buen trato interpersonal.

Cada detalle en sí mismo no parece tener relevancia alguna, pero en su conjunto tienen el efecto de crear un excelente clima laboral e interpersonal, y aún de mejorar nuestro propio bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.