Ir al contenido

Importancia de la libertad de expresión

La libertad de expresión es un derecho fundamental de las personas, y un principio asociado a la libertad de comunicarnos sin censura previa en las sociedades democráticas.

Opinar libremente, clamar por cambios sociales, denunciar injusticias hacen que el derecho de libertad de expresión sea uno de los derechos fundamentales más amenazados.

Tanto por parte de gobiernos represores que pretenden impedir los cambios, como por personas que individualmente quieren imponer su ideología, la libertad de expresión suele ser mutilada.

La libertad de expresión es un derecho fundamental del ser humano.

La importancia de la libertad de expresión se refleja en la posibilidad de comunicar nuestras ideas acerca de la sociedad en la que vivimos.

Si bien la mayoría de los gobiernos afirma defenderla puesto que es un mandato de la Constitución Nacional que está en consonancia con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en muchos lugares del planeta hay personas que mueren o van a la cárcel simplemente por hablar.

El derecho a expresarnos, difundir ideas y compartir información sin miedo, es esencial para la educación y el desarrollo de las personas.

La libertad de expresión permite la participación y colaboración en la comunidad, el acceso a la justicia y la posibilidad de comunicar las ideas por la prensa.

Actualmente es internet a través de las redes sociales el medio de expresión más utilizado para alzar la voz contra los poderes del Estado. Por esa misma vía también se ejerce presión para influenciar en la toma de decisiones judiciales, en tiempos en los que la justicia dista mucho de ser un poder independiente de los grupos económicos más poderosos.

Las redes sociales son parte de un nuevo activismo político que ha tenido la capacidad de derrocar gobiernos, de empobrecer y tergiversar la imagen de otros, de crear y difundir “fake news” o noticias falsas que causan confusión en la opinión pública a través del engaño.

Algunos países como China, Irán y Vietnam, entre otros, han desarrollado sistemas por los cuales tienen la posibilidad de controlar y restringir el acceso a la información digital, limitando la libertad de expresión.

Existen países donde ante cualquier disturbio se cortan las redes de internet y las comunicaciones móviles como respuesta a los incidentes.

Miles de periodistas, personal docente, personas que realizan trabajo social y comunitario, sindicalistas, representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG), activistas y pueblos indígenas que defienden su derecho a la titularidad de sus tierras son víctimas de represión y censura a la libertad de expresión.

El derecho a expresarnos libremente nos corresponde a todos, y tenemos la responsabilidad de defenderlo. Muchas campañas en el mundo han luchado por la libertad de personas que fueron encarceladas por su origen étnico, su orientación sexual, su lengua, su situación económica, su color, su lugar de nacimiento, sus creencias religiosas o políticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.