Ir al contenido

Importancia de la interdependencia

La interdependencia es una dinámica entre dos o más sujetos o elementos, que están vinculados en una relación de dependencia recíproca y beneficio mutuo.

Los participantes de esta relación de recíproca dependencia, son totalmente independientes pero están conectados por principios comunes que son compartidos por todos.

Por eso, no debemos confundir dependencia, independencia e interdependencia.

Algunos organismos necesitan de otros para sobrevivir, en una relación de dependencia en la que no hay beneficios mutuos.

La dependencia puede ejemplificarse con un organismo que no es autónomo porque necesita de otro para vivir (hongos, parásitos).

En el caso de las organizaciones, la dependencia es la sujeción de una entidad o área a su autoridad superior, que implica una limitación para la toma de decisiones.

La independencia implica autonomía y libertad para elegir y decidir sin intervención de otras autoridades.

Y la interdependencia difiere sustancialmente de las anteriores, porque cada participante es emocional y económicamente independiente, pero funciona en relación a un sistema de partes que se necesitan recíprocamente.

La dinámica de las relaciones interdependientes reconoce el valor de cada miembro y el aporte de cada pieza individual para beneficio del conjunto. En la interdependencia hay un beneficio del todo.

En una empresa donde la estructura organizativa cuenta con distintos departamentos que realizan diferentes funciones, cada uno tiene relativa autonomía porque forma parte de un proceso secuencial, donde la interdependencia es necesaria para lograr el producto final.

Ejemplo de este tipo de sistemas son los montajes industriales, donde la programación y planificación estratégica de los recursos de la empresa requiere de un modelo de interacción e interdependencia.

En las relaciones humanas, desde la niñez somos educados para ser personas autónomas, de pensamiento libre e independientes.

Sin embargo, pronto formamos parte de una sociedad y somos miembros de distintos grupos de la comunidad, tomando conciencia de nuestra realidad interdependiente.

La confianza en los demás integrantes de la sociedad nos permite el desarrollo y supervivencia para nuestro crecimiento como personas.

El beneficio de esa interacción es que no estamos solos en nuestro proceso de crecer, desarrollarnos y prosperar mental, social y espiritualmente.

Los diferentes roles que asume cada individuo de la sociedad sirven para apoyar a la comunidad como un todo, brindando servicios, productos y otras cosas que las personas necesitan.

La valoración de la interdependencia, también ayuda en la construcción de relaciones profesionales y personales más significativas.

La independencia exacerbada de las personas, las convierte en seres autosuficientes y prácticamente aislados de otros seres sociales, lo que genera un distanciamiento social y una dificultad para las interacciones sociales.

La inclusión de la formación de equipos de trabajo en las empresas, ha aportado valor e importancia de la interdependencia. Los resultados del trabajo en equipo tienen el beneficio de la sinergia, que resulta de la suma del trabajo de las partes logrando un producto más completo y eficiente.

Pero también en la interdependencia de los equipos de trabajo, se construyen relaciones más fuertes y profundas con los compañeros de desempeño, con mayores posibilidades de contención y sostén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.