Importancia de las infecciones hospitalarias

El control de las infecciones en el ámbito sanitario, es importante para evitar la prolongación de las internaciones hospitalarias.

Las infecciones nosocomiales constituyen un problema de salud pública, que deriva en un aumento de los costes sanitarios.

Además, las infecciones en las internaciones hospitalarias generan diversos efectos adversos y complicaciones que ponen en riesgo la salud de los pacientes.

Las infecciones hospitalarias ponen en riesgo la vida de los pacientes y aumentan los costos de la salud pública.

Las infecciones hospitalarias son aquellas que no existían previamente al ingreso del paciente, es decir que fueron adquiridas durante su estancia en el centro hospitalario.

La mayoría de estas infecciones podrían prevenirse a través de programas de vigilancia y control, relacionados con el manejo de dispositivos.

Estos dispositivos a los que nos referimos, son los que requieren los pacientes para tratar sus enfermedades, como los procedimientos diagnósticos, las prótesis, las intervenciones quirúrgicas, la ventilación mecánica, las sondas y catéteres vasculares.

Una gran parte de las infecciones vinculadas a la asistencia sanitaria, es provocada por bacterias muy resistentes a multiplicidad de antibióticos.

En otros casos, las infecciones son causadas por un mal uso de los antibióticos, por el abuso de ellos o por automedicación.

Todas las infecciones hospitalarias tienen como consecuencia el incremento de la estancia del paciente en el centro sanitario, y un aumento de los costes para la familia y para el sistema sanitario.

Las bacteriemias de catéter venoso central y las infecciones por cirugías colorrectales son las que implican mayores costos.

Se conoce por bacteriemia a la presencia de bacterias en la sangre, que es normalmente un medio estéril, por lo que la detección de bacterias en sangre es señal de infección.

Para disminuir las infecciones causadas por internaciones hospitalarias, es adecuado seguir un estricto control y vigilancia estandarizado, que permita la aplicación de estrategias preventivas.

El reconocimiento de la importancia del protocolo en el control de infecciones, es fundamental para garantizar la salud del paciente, la salud pública y la medicina preventiva.

La prevención es primordial para evitar la propagación de los microorganismos entre los pacientes y los profesionales.

Los casos más comunes de infección son los de localización quirúrgica, que es la primera causa de infección nosocomial.

Además de aumentar los costos de internación, los pacientes que las padecen tienen el doble de posibilidades de requerir cuidados intensivos, y cinco veces más de riesgo de reingreso después del alta.

En comparación con los pacientes que no contrajeron infecciones en su estancia hospitalaria, la tasa de mortalidad se duplica según la OMS.

Luego delas infecciones de localización quirúrgica, se encuentran las infecciones respiratorias, las urinarias y las bacteriemias asociadas al uso de catéteres venosos.

Las personas de edad avanzada tienen mayores riesgos de sufrir enfermedades infecciosas, debido al deterioro del sistema inmunitario y las modificaciones relacionadas con el envejecimiento.

Sumado a una semiología atípica y a sus síntomas menos evidentes que en la población joven, los diagnósticos suelen sufrir demoras que retrasan el tratamiento agravando el pronóstico de esta franja etaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.