Ir al contenido

Importancia del impresionismo

Uno de los más interesantes movimientos pictóricos de la Historia del Arte fue el impresionismo, creado intencionalmente por un grupo de pintores que se conocían entre sí.

La idea del grupo de artistas fue producir cambios en la pintura, oponiéndose a los principios tradicionales y académicos del momento.

La importancia del impresionismo como escuela y movimiento, deriva de la forma en que convulsionó al mundo artístico, rompiendo definitivamente con la tradición social de su época.

Obra del impresionista Del Poste.

Con la oposición de la mayoría de los sectores sociales, el fenómeno artístico cuestionó la realidad y la reflejó en el papel desde otra perspectiva.

Más que a la naturaleza objetiva, el impresionismo atendió la impresión subjetiva y el impacto visual del objeto, en el marco luminoso de la atmósfera que lo rodea.

El término impresionismo fue impuesto en 1847 por el crítico Louis Leroy, quien de modo peyorativo se refirió a la obra del entonces nuevo artista Claude Monet “Impresión: sol naciente”.

La obra no fue exhibida en el habitual Salón Oficial en el que se realizaban las exposiciones de arte, ya que los nuevos artistas (conocidos popularmente como “Los Rechazados”) debían buscar lugares alternativos.

En el Salón del fotógrafo Nadar, los impresionistas realizaron su primera exposición, cuyas figuras principales fueron Renoir, Manet, Monet, Pisarro, entre otros.

El impresionismo rescató aspectos de la realidad que habían permanecido hasta entonces en segundo plano, concediéndoles un absoluto protagonismo a la luz y el color.

Si bien los conceptos de luz y color ya estaban presentes en la pintura veneciana del siglo XVI, como así también en las pinturas de Goya y Velázquez, los antecedentes más inmediatos los encontramos en la pintura al aire libre (Corot, Turner y Barbizón).

Algunas características del impresionismo son:

  • Pintar directamente del modelo natural, trasladando el caballete al aire libre para captar el instante elegido
  • Destacar los paisajes, que hasta el momento eran secundarios
  • Representar la incidencia de la luz sobre los objetos, pintando la misma obra en distintos momentos del día para reflejar los cambios
  • Pinceladas sueltas, rápidas y ligeras, pero vigorosas en una técnica dictada por la prisa
  • Sostenían la teoría de los colores, reconociendo los primarios de los complementarios, pero usándolos en forma yuxtapuesta en el lienzo, sin mezclarlos en la paleta para que el observador los mezclara al mirarlos.
  • Eliminaron la importancia del dibujo y los contornos, como también las sombras negras (las que fueron representadas en colores complementarios)
  • La fotografía tuvo gran influencia en el impresionismo, liberándolo de su antigua función documental de los acontecimientos.

Con el paso del tiempo, y tras la decadencia aparente del impresionismo, surgirán los neoimpresionistas y post impresionistas.

Algunos de ellos fueron Van Gogh, quien convirtió a la pintura en un medio de expresión, Cezanne, que pintó la realidad en figuras geométricas como luego haría el cubismo, y Gauogin, que utilizará con libertad absoluta los colores, sentando las bases de la pintura del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.