Ir al contenido

Importancia de la sonrisa

La sonrisa es una especie de bienvenida que brindamos a través de nuestra expresión facial. Cuando somos conscientes de su poder, la sonrisa es un coadyuvante para mejorar nuestras relaciones con los demás.

La distancia más corta de conexión entre dos personas es la sonrisa, ese pequeño gesto espontáneo que relaja los músculos liberando sustancias relacionadas con el placer y el buen humor.

La sonrisa es una carta universal de bienvenida.

La sonrisa tiene efectos positivos en nuestro aspecto físico, ya que nos hace más simpáticos y agradables. Pero también es un factor que tiene efectos benéficos a nivel emocional al disminuir el estrés.

Sonreír inspira confianza en los demás generando un clima que aumenta nuestra credibilidad y favorece los vínculos personales, por eso su importancia para relacionarnos socialmente y desarrollar buenas relaciones.

En todo vínculo, una persona que sonríe parece más cercana y agradable, con más posibilidades de acercamiento social.

La sonrisa nos hace más accesibles, nos convierte en personas gratamente relacionables, lo que facilita la comunicación y las relaciones interpersonales.

En el ámbito laboral, cuando trabajamos con personas o estamos rodeados de ellas, es necesario ser conscientes de la importancia que tiene sonreír. Es una forma de cuidado del otro, una manera de prestarle mayor atención a su bienestar y a la forma en la que nos relacionamos.

Tanto la conducta verbal como el lenguaje corporal tienen un gran poder e influencia sobre el otro. El simple hecho de saludar, de llamar al otro por su nombre, de hacer contacto visual, de brindar una sonrisa, son un conjunto de maneras fáciles de crear un buen clima laboral, familiar y social.

Los beneficios y la importancia de la sonrisa van más allá de lo superficial y de lo relacional. Sonreír no es sólo una respuesta involuntaria de la parte más visible de nuestro rostro, sino que, si somos conscientes de su importancia, nos aportará beneficios psicológicos, emocionales, sociales y para nuestra salud mental.

La sonrisa aparece en la vida del ser humano desde la vida intrauterina. La tecnología nos muestra la sonrisa de un bebé a través de las ecografías tridimensionales, a partir del sexto mes de vida. Sonreír es inherente a la vida evolutiva de las personas, no necesitamos que nos enseñen a sonreír.

Las neuronas espejo, que son claves en todo aprendizaje, producen un efecto contagioso de la sonrisa logrando que sonreír pueda hacer que otras personas también sonrían.

Por eso decimos que la sonrisa es un lenguaje universal, ya que cualquier persona en cualquier parte del mundo puede entender su valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.