Ir al contenido

Importancia de la higiene

Es de vital importancia comprender la importancia de la higiene para la salud de todos, no sólo el aseo personal sino el de nuestro entorno.

El término higiene (derivado del griego hygieinos) significa “saludable”, “sano”, y es de la familia de palabras de hygiea cuyo significado es “salud”.

En los espacios públicos, en los lugares de trabajo, en el hogar y en el aseo personal, cuidar la higiene es indispensable para mejorar el nivel global de salud de la población.

Cuidar la higiene personal y de los espacios públicos es vital para cuidar la salud global.

Para ganar en calidad de vida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son necesarios cambios conductuales, es decir, en el comportamiento y los hábitos culturales.

Para promover la higiene se requiere de educación, información y motivación personal, sin los cuales no es posible lograr cambios en la conducta de la ciudadanía.

Uno de los hábitos a tener en cuenta para cuidar la higiene, es el lavado correcto de los alimentos. Lavarlos con agua potable, con desinfectantes específicos para frutas y verduras, es una manera eficiente para la prevención de enfermedades como el síndrome urémico hemolítico (SUH).

Son de gran ayuda las campañas nacionales a través de los medios masivos de comunicación, como así también la educación activa sobre la higiene en las escuelas.

Para entender la importancia de la higiene, debe concebírsela como el proceso que realiza una persona para cuidar su aspecto, su salud y la limpieza en general para evitar contraer enfermedades.

La higiene es un sistema complejo de acciones simples que cada persona debe llevar a cabo con responsabilidad, sin que tenga el Estado ni los profesionales de la salud ninguna responsabilidad sobre ella.

El rol de los padres y la familia es fundamental en la formación de los hábitos de higiene desde la primera infancia, ya que es la niñez la etapa donde se construyen hábitos saludables.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), más del 50% de las muertes y enfermedades en niños son causadas por los gérmenes que provienen de la materia fecal, los que se transmiten al ingerir alimentos con las manos sucias o con la ingesta de agua contaminada.

Lo más importante: el lavado de manos

Según estudios que fueron realizados por Uniceff se comprobó que si el lavado de manos es regular, puede reducirse en un 23 % la transmisión de enfermedades de tipo respiratorio, como es el caso de la neumonía.

En tiempos de pandemia, lavarse las manos en la forma correcta es más que un hábito saludable para eliminar gérmenes y bacterias, sino que puede salvar vidas.

Cuidar la higiene de nuestras manos puede ser una de las mejores maneras de cuidarnos. Lavarse las manos tiene un alto impacto en la salud si lo hacemos en forma frecuente durante cuarenta segundos.

Este pequeño pero gran hábito refleja el amor no sólo por uno mismo sino por la familia y por la sociedad. Al cuidarme te cuido a vos y nos cuido a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.