Importancia de la higiene ambiental

Los griegos entendían que la voz “higiene” hablaba de buena salud, de vivir bien, y de esa antigua cultura data el origen de la palabra.

A partir de la Revolución Industrial, en los países occidentales surgió el movimiento higienista, en cuya doctrina convergieron novedosas ideas urbanísticas, políticas y sociales adaptadas a la nueva realidad social.

Los cuidados y la higiene comenzaron a ser una preocupación del Estado, que necesitó sanear las fábricas donde coexistían cientos de trabajadores simultáneamente.

La higiene ambiental implica hábitos individuales y colectivos para preservar el entorno.

En ciudades portuarias como Buenos Aires, el saneamiento ambiental fue una necesidad colectiva a partir de las malas condiciones de higiene del puerto, en el que abundaban las ratas y todo tipo de enfermedades.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), las enfermedades están directamente relacionadas con factores ambientales.

Una de cada cuatro enfermedades en todo el mundo, tendría relación directa o indirectamente con la higiene ambiental.

Cuando hablamos de higiene, nos referimos al conjunto de hábitos encaminados a eliminar la suciedad y conseguir una limpieza adecuada.

Añadir el término ambiental al de higiene, amplía el concepto anterior para relacionarlo no solamente con superficies, objetos y personas, sino para extenderlo a todo el contexto inmediato en que el ser humano desarrolla su vida cotidiana.

La importancia de la higiene ambiental radica en la preservación de los factores que generan mejores condiciones de salud para el entorno de los seres humanos.

La exposición continua a elementos contaminantes, genera el aumento de la incidencia de enfermedades como el asma, las alergias, los cánceres, las alteraciones hormonales.

Por eso debemos prestar especial importancia a la calidad del agua y del aire como al control de plagas, los ruidos, el exceso de sol, en los que la prevención juega un rol esencial.

Numerosa cantidad de países y organizaciones internacionales, han instalado en su agenda sanitaria el tema de los factores determinantes de la salud de la población.

Entre los estudiosos, existe consenso al afirmar que los factores que determinan la salud poblacional, son un conjunto complejo de elementos que actúan en forma combinada, alterando la salud de los individuos y las comunidades.

La interacción entre lo individual, lo económico, lo social y el entorno físico, están en estrecha relación con la distribución de la riqueza, y no sólo con su producción.

Investigaciones recientes del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología junto a profesionales de las universidades de Bélgica, Columbia y Canadá, demuestran la determinante influencia de los factores ambientales en la salud.

Y afirman que una adecuada organización social de los servicios de salud, con una real voluntad política, impactan positivamente en los niveles de salud.

La voluntad política necesaria es la que se requiere para convertir la salud en una política de Estado, y en un derecho humano de cada uno de los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *