Ir al contenido

Importancia del grafiti

El grafiti es un medio de expresión en el que la hoja en blanco es un muro donde pintar las emociones y perspectivas personales de la vida de su autor.

La función del grafiti es comunicacional, expresando con letras y dibujos trazados en una pared una manera subjetiva de ver el mundo.

Cualquiera sea la naturaleza del mensaje, el grafiti siempre comunica.

El grafiti es una forma de comunicación.

El grafiti fue ganando importancia a lo largo de los años como una modalidad de expresión artística.

Nacido en la zona de lo prohibido y practicado como una actividad clandestina, el grafiti debe ser comprendido como un hecho cultural y testimonial.

Una mezcla de arte, literatura y utopía urbana, el grafiti es una expresión que refleja sensibilidad por la realidad social.

Muchas veces producto del diseño colectivo, podemos verlo como un acto discursivo superador de la consigna política enmarcada en lo verbal.

Desde lo lingüístico, el grafiti tiene huellas en su enunciado que posibilitan transmitir determinados contenidos a partir de la ironía, el sarcasmo, el humor y la rabia.

El mensaje elaborado no es ingenuo ni casual, sino que plasma una ideología y una determinada posición frente al mundo, las condiciones de vida y la realidad.

La persona que traza el grafiti en un mural expresa su pensamiento y forma de ver el mundo, su cosmovisión.

Como manifestación cultural y social, el grafiti es un medio de comunicación social que está presente de modo activo en el ambiente.

Si bien el grafiti es anónimo, gratuito y callejero, cuando vemos uno no debemos dejar de observar que detrás de él se teje una historia, una cultura, un modo de vivir que representa a un grupo humano.

El grafiti es reflejo de un momento histórico determinado, de una sociedad determinada, de un grupo social que no puede pasar desapercibido. Es una expresión cultural que desempeña una labor importante en la construcción de la identidad nacional.

El grafiti está asociado a un territorio, a un ser nacional, a un planteamiento político, a una realidad de su comunidad, ciudad o barrio.

Jóvenes en su mayoría que reflejan lo que sienten canalizando su enojo, su miedo, su odio, su rebeldía, su alegría, su amor en dibujos o frases de temas actuales o simplemente creados en su imaginación.

El uso del grafiti está vinculado a la existencia de grupos que, generalmente en los barrios, transforman los muros en espacios de expresión comunitaria, caracterizando su identidad.

El grafiti dejó de ser una forma vandálica o vulgar de expresión, para ser una expresión del arte.

La pared funciona como una hoja en blanco donde plasmar una de las más populares formas de arte urbano, la más característica de estos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.