Ir al contenido

Importancia del golpe de estado

Todo país democrático es regido por su Constitución Nacional, la ley suprema de la República.

Es suprema ya que las demás leyes deben subordinarse a ella y respetarla, porque son jerárquicamente inferiores.

La Constitución Nacional organiza a un país, establece la división de los poderes del Estado, y garantiza los derechos y libertades de las personas.

El golpe de estado suprime ilegalmente la Constitución derrocando a gobiernos elegidos democráticamente.

Uno de los derechos de los ciudadanos es el derecho al voto, que permite a los gobiernos democráticos acceder al poder por la voluntad soberana de sus pueblos.

Un golpe de estado es la toma ilegal del gobierno de un país, a través de la violencia e intervención de grupos armados, generalmente militares.

Se lo llama “golpe” porque la palabra simboliza la acción de derrocar a un gobierno legítimo como si fuera a través del impacto físico.

El golpe de estado sustituye las autoridades vigentes al momento del suceso, imponiendo el cambio de mando. Se trata de un accionar rebelde que busca quedarse con un gobierno.

Es importante saber y tener conciencia de que el golpe de estado es una violación de la legitimidad constitucional, y una falta de reconocimiento a las autoridades elegidas por voluntad popular.

Desde el año 1930 la Argentina ha sufrido interrupciones sucesivas del orden democrático a causa de los golpes de estado.

El denominador común de todos ellos fue la supresión de los gobiernos elegidos por el voto popular, la usurpación del poder, la prohibición de los partidos políticos y la represión violenta de los conflictos sociales.

Sin embargo, el golpe de estado de 1976 tuvo características inéditas, que recibieron el nombre de terrorismo de Estado. Derrocaron a la presidenta de ese momento y destituyeron a los gobiernos provinciales, disolvieron el Congreso de la Nación y las Legislaturas Provinciales, removieron a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, prohibieron la actividad gremial y anularon también la de los partidos políticos.

El golpe militar clausuró todas las instituciones fundamentales de la vida democrática, y a través de la violencia instauró una dictadura.

Los máximos jefes de las tres Fuerzas Armadas formaron un gobierno de facto, y pusieron en vigencia sus propias normas.

Dejó de regir la Constitución Nacional, anularon la vida política, y los derechos de los ciudadanos quedaron subordinados a las normas dictadas por los militares.

El del 76 fue un golpe también llamado cívico militar, porque tuvo la adhesión de distintos grupos de la sociedad:

  • Sectores de gran poder económico
  • Grupos conservadores
  • Algunos medios masivos de comunicación

De esta manera, el gobierno de facto aplicaba disciplina sobre la sociedad con un tipo de violencia nunca antes vista, a la vez que tomaba decisiones económicas que privilegiaban la importación por sobre la producción local.

Miles de trabajadores perdieron su trabajo en las fábricas, ya que la industria nacional no podía competir con los precios de los productos importados.

Este proceso fue acompañado por una fuerte campaña publicitaria de los medios de comunicación, que trataba de influir en la población con ideas detractoras de los productos nacionales, que eran, según decían, de mala calidad.

Lo bueno, lo atractivo, lo de mejor calidad, lo interesante, lo deseado era lo que venía del exterior según las campañas publicitarias, que ocultaban de este modo los miles de cierres de fábricas argentinas, y los miles de argentinos que caían en la miseria por la desocupación.

Simultáneamente, la Junta Militar al gobierno y las empresas asociadas, solicitaban cuantiosas sumas de dinero al exterior en calidad de préstamo.

Esos créditos internacionales incrementaron la deuda externa del país, que pasó de 8 mil a 43 mil millones de dólares, deuda que fue estatizada y convertida en deuda pública por los propios militares, por lo que pasó a ser responsabilidad a pagar por el pueblo argentino.

La importancia del golpe de estado del 76 fue de tal envergadura que significó un impacto letal para la Argentina, la que ingresó además en un período de desinversión en salud, educación y vivienda, aumentando la pobreza y empeorando las condiciones de vida de millones de ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.