Ir al contenido

Importancia de la etimología

La importancia de la etimología radica en el estudio y conocimiento sobre el origen y significado de las palabras incorporadas a un idioma.

Como disciplina que forma parte de la lingüística, la etimología se ocupa de la investigación del significado original, estructura y evolución de cada vocablo del lenguaje de una civilización.

Su aporte contribuye, entre otros aspectos, al enriquecimiento del vocabulario y mejoramiento de la ortografía.

libro de etimología

Diccionario de etimología

Etimología de la palabra

El vocablo proviene del latín etymología (y este a su vez del griego), compuesto por dos raíces:

  • étimos (cuyo significado es “verdadero”, “auténtico”)
  • y logos (“expresión” o “palabra”)

Por lo tanto, según su origen etimológico el término etimología significa “el verdadero origen de la palabra“.

¿Cómo surgió la etimología?

En la Antigua Grecia, una de las definiciones imperantes de la época clásica la relacionó con la desmembración de las palabras. Con la idea de acercarse a la aclaración de la verdad o a lo verdadero, los griegos nombraban a las cosas analizando su sentido. Por lo tanto, no dispusieron los nombres de las cosas al azar.

Así surge, por ejemplo, la palabra “lengua” (en griego significa “cognoscible, conocida”) bajo el análisis de que es el órgano que permite hacer conocer lo que está en la mente. Del mismo modo, “dientes” son los que comen y párpados son los “mantos” o cobertores de la mirada.

¿Qué aspectos comprende su estudio?

La ciencia etimológica estudia las radicales o raíces de las palabras, como también sus elementos constitutivos:

  • desinencia (es la alteración de las palabras en el morfema final, para expresar sus funciones dentro de la oración, o concordancia con otras palabras)
  • tema (indicado por la raíz del término)
  • terminación (es el sufijo que se agrega después del lexema o raíz de una palabra)
  • y radical (la raíz o lexema)

Importancia de la etimología

El estudio de esta ciencia es dinámico, ya que el lenguaje se modifica en forma constante. Muchas palabras nuevas surgen, se transforman, evolucionan, y el idioma se retroalimenta con los cambios. A través de textos antiguos, los etimólogos analizan la cronología, modalidad de incorporación y mutaciones de las palabras.

La valoración de la importancia de esta disciplina fue cambiando según la tendencia de cada momento histórico. El siglo XX fue la época dorada en la que se emprendieron proyectos trascendentes. Entre ellos la edición de obras como Oxford English Dictionary, y el primer Diccionario Etimológico de la Lengua Española.

Algunas palabras se incorporan al idioma por el uso, y luego se adoptan en forma normativa. Por ejemplo el verbo español “flipar“, conocido y usado por la juventud para referirse a lo que resulta diferente de lo esperado, fue incorporado por la RAE. En inglés, el término “flip” equivale a “voltear algo” o “dar la vuelta”, lo que vincula el término a los efectos que la droga provoca en la mente humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.