Ir al contenido

Importancia de la escuela

La importancia de la escuela como organización institucional es central. Su función primordial va más allá del conocimiento, sino que atraviesa la formación del niño de modo integral.

La escuela es la célula básica de la educación como institución universal, que está presente en todo tiempo histórico de maneras diferentes.

Las instituciones son formadoras del mundo interno de cada uno, y condicionantes de la subjetividad. La primera de las instituciones constituyentes del sujeto es la familia, y la escuela también forma parte importante del proceso.

la escuela es inaccesible para jóvenes inundados

La falta de acceso a la educación genera marginalidad.

El rol de la escuela

Si consideramos la influencia de la escuela en la sociedad y su relación con ella, no se puede perder de vista la necesidad de que el Estado garantice el acceso real de todos los niños. Esto es posible sólo con políticas educativas, estrategias económicas y sociales.

A través de la familia y de la educación directa, el rol de la escuela no se limita a la transmisión de conocimiento sino también a ayudar a pensar.

Enseñar es mucho más que depositar información en los niños, sino que es un espacio de construcción de pensamiento. La función es desarrollar pensamiento crítico, además de crear recursos psicológicos para el funcionamiento integral del futuro adulto.

El desarrollo integral es esencial para cada personalidad, que deberá insertarse socialmente en el mundo laboral o universitario.

Importancia de la escuela

Personalizar el aprendizaje es una tarea compleja, que implica prestar atención especial a cada alumno, a sus intereses, deseos, necesidades e historia. Con escuelas superpobladas de alumnos y condiciones precarias de calefacción y recaudos, no es tarea fácil.

Sin embargo, la importancia de la escuela como célula básica de la educación no pierde vigencia. En la evolución de la historia del niño se van configurando sus recursos psicológicos en la interacción con otros. La familia, la sociedad y la escuela participan activamente en el desarrollo de la personalidad.

El aprendizaje de la responsabilidad, la cooperación, solidaridad y convivencia se logra en la primera infancia. Ello tiene un impacto positivo en el desarrollo cognitivo y emocional, para favorecer la posterior inserción social.

La escuela es un agente socializador por excelencia, donde se aprende:

  • a reforzar la idea de ser parte
  • interactuar con pares
  • pertenecer a un grupo de niños con el mismo nivel emocional y evolutivo
  • adaptarse a reglas de convivencia
  • cumplir determinadas normas
  • compartir con quienes no son sentidos como cercanos
  • integrar a quienes están excluidos por introversión u otras causas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.