Ir al contenido

Importancia de la deontología

La importancia de la deontología tiene que ver con la práctica profesional. Puede definirse como la disciplina de la ética, o de las normas morales. Todas las profesiones tienen una ética determinada, inherente al quehacer de la profesión.

El término deontología es un neologismo derivado del griego, donde deontos significa deber, obligación, lo que es debido. Y logía aduce a tratado, o estudio. Por lo que la palabra significa estudio del deber.

La privacidad o secreto profesional es común a todas las disciplinas. Pero saber guardar un secreto es importante también para la amistad, para fortalecer la confianza y la ayuda mutua en las relaciones.

deontología implica guardar secreto profesional

La privacidad y secreto profesional está dentro de la ética.

¿Qué es la deontología?

Por definición, la deontología es una disciplina subsidiaria de la ética que se ocupa de regular los deberes de una actividad profesional. Para ello, convierte las obligaciones de la disciplina en preceptos y reglas de conducta a seguir.

El patrón de evaluación de las normas es la utilidad de las mismas. Por lo tanto, es correcto lo que beneficie a a mayor cantidad de personas. La deontología implica un compromiso vinculante que adquiere una persona con el ejercicio profesional.

Ya que muchas actividades no cuentan con una codificación deontológica, el compromiso está dado por una autonomía responsable, por el respeto de las personas involucradas en el proceso, y por mantener el secreto profesional.

Importancia de la deontología

Su importancia radica en comprender las normas éticas generales y específicas referentes a cada profesión. No se trata de memorizar artículos y estatutos, sino de aplicar el sentido común en el quehacer cotidiano. Un sentido razonable, justo, ético, que respete la dignidad y los derechos de cada ser humano, contemplando las necesidades ajenas.

Este enfoque de la deontología con respecto a la moral, es importante por su asociación con todas las actividades profesionales. Ello significa que es común a todas apelar a estos principios para el desarrollo de una ética particular con respecto a los distintos desempeños laborales.

Centrada en el deber ser, en algo que todavía no es. No es un reglamento sino que adquiere carácter formativo en lo diario. Determinar y regular el conjunto de responsabilidades éticas que surgen en el ejercicio de la profesión, es fundamental en las dimensiones que tienen repercusión social.

Por ejemplo la familia cuyo hijo se dedicará a ejercer la profesión de abogado, tiene una gran responsabilidad moral en su formación. Luego la escuela y la universidad continuarán dando el marco ético.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.