Ir al contenido

Importancia de la psicografía

La psicografía es una metodología que pertenece al campo de la mercadotecnia, cuyo fin es medir la actitud e interés de cada consumidor.

Se trata de un método que tiene como finalidad la segmentación del mercado a partir de los perfiles y estilos de vida de los usuarios.

La psicografía, también llamada segmentación psicográfica, es el sustento del marketing para marcar diferencias con la competencia en un mercado altamente competitivo.

Los estudios psicográficos analizan los perfiles de los consumidores para crear productos más competitivos.

La psicografía apunta a conocer a los consumidores a través de sus rasgos psicológicos, con el fin de ajustar los productos a la demanda.

Los datos demográficos que tradicionalmente se utilizaron para dividir al mercado según la edad, la etnia, el género, la ocupación y otras variables generales, aportan diferencias y similitudes entre los clientes.

Pero la psicografía proporciona una visión más profunda de los consumidores midiendo sus intereses, preferencias y actitud ante la compra.

Por ello es complementaria de la demografía, y muy útil para los marketineros y los mercadotécnicos.

Los avances de la tecnología y la informática son vertiginosos, y su importancia es de tal grado que han provocado cambios fundamentales. Internet permite que los datos psicográficos sean más fáciles de procesar y de más fácil acceso.

La identificación de las necesidades específicas del mercado permite a las empresas la optimización de los recursos, y la posibilidad de hallar más oportunidades de negocio.

Los criterios que tiene en cuenta la psicografía para realizar la segmentación de los consumidores son los siguientes:

  • Clase social: la población es dividida teniendo en cuenta su estatus social en relación con su puesto de trabajo. Las clasificaciones más habituales de este grupo seleccionan a los consumidores según sean altos directivos, cargos intermedios, administrativos, profesionales, trabajadores manuales con o sin calificación, jubilados o desempleados.
  • Estilo de vida: el perfil psicográfico tiene muy en cuenta cuestiones acerca del consumidor como son sus valores, creencias, intereses, hobbiess, utilización del tiempo libre, diferenciando entre valores conservadores, liberales, orientados a la familia, a la diversión, o enfocados en el deporte, en la alimentación, en el uso de la tecnología, entre otros.
  • Rasgos de la personalidad: son los que aportan valiosa información a la hora de comprar, ya que en el proceso de compra influye si el sujeto es impulsivo, racional, materialista, bohemio, idealista, extrovertido o introvertido.

Para cada empresa, los rasgos psicográficos son condicionantes para la adquisición de determinados servicios o productos.

Todo grupo social está definido por su pertenencia, y tiene las características comunes de su perfil psicográfico, expresadas en la elección de determinadas marcas o productos.

El primer paso antes de realizar una psicografía es realizar una segmentación demográfica, con el fin de acotar la muestra y profundizar en la obtención de información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.