Importancia del cubismo

El cubismo es un movimiento artístico europeo del siglo XX considerado como la primera de las vanguardias artísticas, que tiene a Pablo Picasso como uno de los principales exponentes.

Irrumpió a principios de siglo, con la característica principal de reflejar la realidad desde una perspectiva geométrica.

El cubismo marcó un distanciamiento fuerte de la pintura tradicional, sentando un precedente para el surgimiento de otras expresiones artísticas de vanguardia.

El cubismo utiliza las líneas rectas y geométricas, suprimiendo la mayoría de los detalles en sus obras.

El estilo pictórico del cubismo observa los objetos desde todos los puntos de vista desde los que puedan ser mirados.

La ruptura con el modelo vigente del Renacimiento, al igual que el arte abstracto en general, impulsó un cambio respecto del arte tradicional.

La utilización de técnicas nuevas implicó el uso de simples líneas rectas y cubos en un mismo plano, desde una perspectiva múltiple.

El término cubismo surgió a instancias del crítico de arte Louis Vauxcelles, luego de asistir a una exposición de Georges Braque (fundador del cubismo junto a Pablo Picasso). Su crítica aseveró que las obras reducían el paisaje y el cuerpo humano a “cubos insípidos” carentes de detalles, por lo que procedió a utilizar el término cubismo para referirse al nuevo movimiento artístico.

Al respecto, el famoso pintor español Pablo Picasso y exponente máximo del movimiento, afirmó que cuando hacía cubismo no tenía ninguna intención de hacer cubismo, sino de expresar lo que tenía adentro.

El cubismo no trata de pintar a través de cubos, sino que reconoce la naturaleza bidimensional del lienzo.

Consiste en representar en las pinturas a un objeto desde todos los puntos de vista posibles de manera simultánea, revolucionando el precepto vigente en la pintura desde la antigüedad.

La pintura cubista carece de profundidad y no ofrece un único punto de vista, sino múltiples de ellos, suprimiendo la mayoría de los detalles o reduciéndolos a un rasgo único. Por ejemplo los violines se reconocen sólo por sus colas.

El género de pinturas cubistas es convencional (paisajes, bodegones, retratos) pero los colores que se utilizan son apagados, preferentemente los grises, los marrones y los verdes.

Los cuadros cubistas eran muy difíciles de interpretar, a causa de su ruptura con la naturalidad de la realidad, lo que generó la necesidad de acompañar las obras con un texto explicativo, lo que luego se hizo común en las obras de vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *