Ir al contenido

Importancia del cine independiente

La palabra cinematografía, cuya abreviatura es cine, es un neologismo que define el concepto de imagen en movimiento.

El cine es una técnica artística de creación y proyección de películas que ha experimentado, desde sus inicios, una serie de cambios en diversos sentidos.

La cinematografía ha evolucionado a partir de películas que en principio fueron mudas, hasta llegar actualmente al cine digital.

En el cine independiente predomina el mensaje argumental por encima de los efectos especiales y la acción.

El cine es un arte, es decir una manifestación artística considerada el séptimo arte luego de las seis artes del mundo clásico.

Como toda expresión artística refleja un momento histórico, un contexto social, una perspectiva del mundo.

El cine utiliza la narrativa, el montaje, el guion, y requiere el trabajo conjunto de camarógrafos, fotógrafos, vestuaristas, entre otros, dirigidos por un director, que tiene una visión propia de la obra.

En lugares de California como Hollywood, el cine se ha convertido en una gran industria y un importante negocio.

Cuando nos referimos a cine independiente, hablamos de aquel que cuenta con una financiación limitada, puesto que no es producido por los grandes estudios cinematográficos. Por lo general, es una producción de bajo presupuesto de una pequeña productora.

Alejado de la industria cinematográfica y de sus canales de producción, distribución y exhibición, el cine independiente surge como consecuencia de dicho distanciamiento.

La aparición de una corriente narrativa nueva, intentó mostrar a los personajes en la intimidad de las situaciones reales de la vida cotidiana.

En el cine independiente hay predominancia de los argumentos de las historias por encima de las escenas de acción y de los efectos especiales.

En la actualidad, la popularización del cine independiente a nivel internacional, es propiciada por la nueva generación de cámaras digitales, que facilita la realización de películas.

El cine independiente es generalmente un cine de autor, muchas veces de pequeñas productoras propias, que producen un tipo de películas que los grandes estudios dejaron de producir.

Más allá del presupuesto de producción, hay cineastas independientes que eligen realizar este tipo de películas a pesar de contar con grandes presupuestos, porque tienen una visión del cine más personal, artística e intimista.

Aunque en todos los tiempos hubo directores independientes, como por ejemplo los estadounidenses Orson Welles o George Lucas, actualmente el cine independiente se autodenomina “underground”, que significa subterráneo, en relación a su carácter semi clandestino, marginal o de protesta.

En 1953, uno de los primeros filmes que se rodaron en contra de la corriente multimillonaria de Hollywood fue “La sal de la tierra”.

El rodaje, que reflejó los conflictos laborales de una empresa en la que los obreros mexicanos exigían igualdad de condiciones laborales que los norteamericanos, contó con la financiación de un sindicato minero, y obtuvo importantes premios fuera de su país.

El empuje del cine independiente avanza cada día más con festivales propios como el Festival de Cine de Sundance, alejados de los condicionamientos de la gran industria, de la censura puritana y de los grandes circuitos de exhibición.

Cobrando exiguas cantidades en relación con la que perciben en el cine comercial, actores y directores prestigiosos son parte de esta creciente manifestación artística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.