Ir al contenido

Importancia del cepillado

Hablar de cepillado nos remite a una tarea en la que se utiliza un cepillo, con el fin de quitar la suciedad. En ese sentido, tanto los dientes como los cabellos o la madera pueden ser cepillados.

En carpintería, el cepillado es muy útil para alisar la madera o para hacer rebajes, por ejemplo en la base de una puerta. También es utilizado para el diseño en madera, especialidad conocida como ebanistería.

En otro orden de cosas, debemos mencionar al cepillado ginecológico que es una prueba de detección del cáncer uterino.

Herramienta de carpintería para cepillado de la madera

Existe gran variedad de cepillos para uso en ebanistería y carpintería.

Cepillado del cabello

En relación con la estética y limpieza capilar el cepillado también es muy importante. Además de potenciar el brillo, el cepillo revitaliza la circulación del cuero cabelludo y elimina la suciedad.

Durante el día se acumulan partículas de humo, grasa y suciedad en el pelo que requieren ser eliminadas, para devolver la fuerza y salud capilar.

Higiene dental

El cepillo bucal es otro tipo de elemento que se usa para el cepillado de dientes. Es una herramienta que previene las caries, ya que permite retirar los restos de comida. Se recomienda realizarlo en forma diaria luego de cada comida, al menos durante dos minutos.

Existen dos tipos de cepillos dentales:

  • Manuales
  • Eléctricos

Si se utilizan de modo correcto y con una técnica adecuada, los cepillos manuales son muy efectivos. Los eléctricos se caracterizan por seguir un patrón de movimiento (circular, oscilante, entre otros).

Cepillado de la lengua

Para evitar el mal aliento, es recomendable cepillar la lengua. La halitosis (mal aliento) está asociada a las bacterias orales que se alojan en el dorso y parte posterior de la lengua.

Además, las bacterias de la lengua se desplazan hacia los dientes, formando la placa bacteriana. Por lo tanto, cepillar la lengua también previene las caries.

Cepillado endocervical

En la mujer, es muy importante la detección temprana del cáncer de útero. El cuello uterino está ubicado en la parte inferior del útero, y es accesible a través de un examen clínico.

La técnica más utilizada es la citología, en la que se recoge una muestra con una espátula que cepilla el cuello cervical. Las células cervicales son enviadas a laboratorio para el examen de anatomía patológica.

Si se encuentran cambios en las células uterinas de manera temprana, podrá prevenirse el desarrollo del cáncer de útero.

Para que ello sea posible, es necesario realizar controles ginecológicos frecuentes, con el fin de efectuar un rápido diagnóstico. Esto permitirá al ginecólogo detectar las lesiones, y realizar un tratamiento adecuado con prontitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.