Ir al contenido

Importancia de un buen clima laboral

Las empresas más competitivas del mercado actual están orientadas hacia el equipo humano, por eso la importancia de un buen clima laboral.

La generación de un entorno que favorezca las relaciones interpersonales es hoy una prioridad para lograr el compromiso y fidelidad del empleado con la organización.

El clima laboral influye directamente en el rendimiento del capital humano.

Tradicionalmente la creencia más generalizada sostuvo que los trabajadores lograban mayor rendimiento bajo presión. Pero está demostrado que sostener el estrés a largo plazo produce costos muy altos a nivel psicológico y emocional.

Un entorno laboral donde predomina la tensión y la exigencia puede convertirse en preocupante en relación a la salud mental de los recursos humanos.

La cultura del trabajo a presión está falsamente asociada con la responsabilidad en el desempeño de la actividad laboral. Actualmente las empresas tienen gran interés en desarrollar un buen clima laboral para el equipo humano, el que está basado en la confianza y las buenas relaciones interpersonales.

De ese modo podrá generarse un compromiso y alineación a la estrategia empresarial por parte de los empleados, los que se sentirán valorados, seguros, respetados y apoyados por la organización.

El clima laboral es un concepto que resulta de múltiples variables, por eso la importancia de priorizar las condiciones que lo generen. Crear medidas integrales y duraderas orientadas a la eficiencia permitirá alinear al personal para lograr los objetivos empresariales.

Para involucrar al grupo humano en los objetivos de la organización es necesario crear una cultura de trabajo en equipo, y designar a los líderes que motiven esa estructura y dinámica de trabajo.

Tan importante como lograr los objetivos de la empresa es la manera en que van a alcanzarse esos resultados, ya que la motivación del personal es fundamental para el trabajo con excelencia.

No se trata de diseñar grandes acciones estructurales sino de crear las condiciones laborales adecuadas. Entre los principios básicos para mejorar el clima laboral pueden mencionarse:

  • La comunicación horizontal (entre los miembros del equipo) y vertical (hacia los superiores) es fundamental para la formación y desarrollo de los equipos de trabajo.
  • El liderazgo, basado en la delegación de funciones y responsabilidades.
  • La cultura del trabajo en equipo, que es soporte de la cohesión del personal para alcanzar los objetivos.

El clima laboral puede ser medido y analizado, ya que es un instrumento que permite tomar la temperatura de la organización.

Pueden realizarse encuestas que preserven el anonimato, para garantizar la honestidad de la información, y también entrevistas a los trabajadores.

También existen dinámicas de grupo, que tienen el fin de obtener la real percepción que los empleados tienen acerca de la institución y sus necesidades de autorrealización, de capacitación, entre otras.

El alto nivel de rotación del personal es una señal de que algo está enrareciendo el entorno laboral, como así también un ambiente de trabajo en extremo silencioso indica la falta de interacción entre los miembros del equipo.

La inversión en los recursos humanos, la gestión del capital humano y la generación de un buen clima o entorno laboral van de la mano, ya que la rotación del personal puede significar un enorme gasto de tiempo y recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.