Ir al contenido

Importancia del baile

El baile es una forma de expresión corporal que tiene muchísimos beneficios: nos mantiene en forma física, nos permite mejorar la postura corporal, y además ayuda a reducir el estrés.

La importancia del baile está asociada a lo cultural, además de tratarse de una actividad muy saludable para el ser humano.

Como todas las actividades físicas, el baile se opone al sedentarismo aportando múltiples beneficios para nuestro cuerpo y nuestra salud mental.

Pies de una pareja de baile

El baile es una forma de expresión corporal.

El baile es una de las actividades que están enmarcadas dentro de la cultura de los seres humanos.

Desde épocas remotas, el baile ha servido en la antigüedad para la expresión artística de la sociedad. Podía ser parte de rituales religiosos, artísticos o culturales en una búsqueda de la belleza a través de la expresión corporal.

Cada una de las culturas de las sociedades del planeta tiene una tradición que se mantuvo en el tiempo reflejándose en los bailes regionales.

Vestimentas típicas, ritmos musicales, y hasta sonidos onomatopéyicos forman parte del baile tradicional de cada región cultural.

Pero además de la importancia del baile en el ámbito cultural, es innegable su repercusión en el área de la salud física y psíquica.

Bailar es saludable porque nos mantiene en movimiento, y hace que cada parte de nuestro cuerpo se ejercite siguiendo el ritmo de la música.

Aún mentalmente el baile nos beneficia porque estimula nuestro cerebro y aumenta la actividad cognitiva. Por ejemplo si aprendemos una coreografía ejercitamos nuestra memoria e incorporamos la capacidad de realizar varias cosas simultáneamente.

El bienestar que nos produce la acción de bailar tiene relación con la secreción de endorfinas como ocurre con el deporte y toda actividad física. Al bailar reducimos el estrés y obtenemos un mejor estado de ánimo.

El baile es una excelente terapia para las personas que padecen de depresión, por eso es importante incluirlo en la educación de los niños desde temprana edad, ya que es difícil que un adulto que nunca ha aprendido a bailar se motive a utilizarlo como terapia.

Siempre que algo nos motive a mover el cuerpo, o la cabeza, o a marcar un ritmo con las manos estaremos bailando y expresándonos.

Puede tratarse de música, de ritmos o de cualquier sonido que estemos escuchando, el baile es una manera de expresión natural, intrínseca a todo ser humano.

El baile no sólo expresa sino que también comunica y permite ejercitar la socialización de las personas. El baile nos ayuda a cambiar nuestros estados de ánimo, a transformar nuestros sentimientos en positivos.

La danza es una forma de arte que tiene un sentido estético. Es un fenómeno social pero también una manera de comunicación y una de las necesidades del ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.