Importancia del ahorro

La idea del ahorro implica una mirada a largo plazo, respondiendo a la necesidad del ser humano de prever y proveer para el futuro.

Ahorrar es guardar dinero, para anticiparnos a los eventuales hechos que requerirán de un dinero adicional al ordinario.

Esta actitud de pre-ver o de ver por adelantado el futuro, está vinculada a la provisión, que responde a nuestra naturaleza proveedora, que nos impulsa a guardar para cuando nos haga falta.

El ahorro es un hábito cultural que aún persiste aún cuando los factores económicos del país son desfavorables.

Paradójicamente a su significado etimológico, el ahorro es el dinero que está encarcelado en una caja fuerte, guardado en una caja de ahorro.

Decimos paradójicamente, porque la palabra ahorro (de origen árabe), procede de horro que a su vez deviene del más antiguo término hurr cuyo significado es “ser libre”.

La evolución del lenguaje hizo que el verbo ahorrar, que originariamente era dar libertad a un esclavo, pasara a “librar de algo a alguien”, ya sea un esfuerzo, un trabajo o un gasto.

La idea estaba más cerca de lo que actualmente entendemos como ahorro, en el sentido de “economizar”, de librar a alguien del gasto, de la obligación de pagar para ahorrar.

De allí nació el concepto de “reservar dinero” de los ingresos ordinarios para “guardarlo en previsión” de futuras necesidades.

El ahorro puede realizarse de muchas maneras, dependiendo de la cosmovisión familiar e individual de cada uno.

Es un hábito cultural de vieja data, que es enseñado por muchas familias a los niños a través del uso de las alcancías.

En sus orígenes, el ahorro era la aplicación práctica del libre albedrío enfocado en la construcción de futuro.

Las formas más habituales de realizarlo son dos:

  • Las cajas de ahorro 
  • Las cuentas bancarias

Aunque existen otras modalidades de tipo doméstico, dependiendo de la inventiva de cada uno para esconder el dinero en la casa.

Pero la inestabilidad económica del país y los recurrentes procesos inflacionarios, en la actualidad, no favorecen el desarrollo de esta práctica.

La importancia del ahorro remite a la construcción de un hábito positivo que, en caso de desarrollarse, se convertirá en costumbre en post de alcanzar alguna meta futura.

Guardar los ingresos del presente puede relacionarse con el ahorro o con la inversión, términos que no deben ser confundidos.

Mientras que ahorrar es acumular capital financiero, de modo pasivo, invertir es darle un uso a ese capital para obtener una ganancia significativa.

La inversión es una conducta compleja que:

  • implica riesgo
  • incluye rentabilidad

Puesto que el inversor asume riesgos con el fin de satisfacer una expectativa de rentabilidad superior a la del ahorro, que es moderada o baja.

En el mercado financiero actual adquirió gran protagonismo el mercadeo digital, que utiliza internet y tecnologías digitales en línea a través de los celulares y otras plataformas.

Los exchanges son plataformas digitales de inversión o mercados de intercambio, que realizan transacciones digitales y permiten intercambiar criptomonedas por dinero u otras mercancías.

El criptoactivo más utilizado es el bitcoin, al que puede accederse en forma fraccionada, a través de la inversión en una de sus partes más pequeñas llamada satoshi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *