Importancia de la adaptación

La adaptación es una capacidad para afrontar las dificultades, y producir una transformación de la propia realidad y del contexto.

Si hay adaptación del sujeto frente a los cambios del entorno, se genera una disposición que le permite acomodarse a la situación nueva.

La adaptación supone participación activa y protagonismo en la búsqueda de soluciones, para lograr una mejora de las propias condiciones.

lagarto camuflado con el color de la superficie donde se apoya en situación de adaptación

Los animales se mimetizan con el terreno para pasar desapercibidos.

Importancia de la adaptación

En un mundo en constante movimiento, sometido a una vorágine de cambios frenéticos, se producen muchas transformaciones en poco tiempo.

Incluso la propia realidad es tan mutable que muchos campos se modifican a mayor velocidad que nuestro paso.

Hablamos de la adaptación como un proceso, y no de un resultado final. En ese sentido, Álvarez del Villar la define como “la capacidad de los seres vivos para mantener el equilibrio de sus funciones ante los estímulos”.

Es importante para el organismo la existencia de respuesta adaptativa natural y espontánea frente a una situación de estrés. Según el principio de super-compensación, se acumulan niveles de respuesta superiores a los iniciales.

Cada persona tiene grados diferentes de reacción frente a los estímulos, según la capacidad de aguante.

Adaptación activa como criterio de salud

El Dr. Enrique Pichón Rivière propone un concepto dialéctico de adaptación activa. En el sentido de que el sujeto que se adapta se transforma, a la vez que modifica al medio. Y al modificar al medio se modifica a sí mismo construyendo una espiral permanente.

La adaptación activa a la realidad está muy ligada al aprendizaje. Porque el sujeto sano aprehende el objeto y a medida que lo transforma, entra en un juego inter-dialéctico con la realidad. Y ese aprendizaje lo modifica a sí mismo.

Por eso el criterio para distinguir salud de enfermedad mental es la adaptación activa. Es decir la pasividad o sumisión del sujeto frente a su situación, o bien el protagonismo del sujeto para cambiarla.

Cuando hay adaptación activa a la realidad hablamos de salud mental para la psicología social. Y cuando hay una adaptación pasiva, inactiva, no participante, se produce la enfermedad, la conducta estereotipada, repetitiva.

La familia: primer marco adaptativo

La familia es el grupo primario, y luego del vínculo, es la primer unidad de análisis de grupo. En la familia comienza el proceso de socialización del sujeto, y su contexto es el escenario de producción.

La estructura familiar provee el marco adecuado para lograr una adaptación activa a la realidad en la que se modifica el sujeto y también el medio. Siempre en un inter-juego dialéctico de aprendizaje y evolución.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.