Ir al contenido

Importancia de la equinoterapia

La terapia con caballos o equinoterapia es un tipo de terapia complementaria, que está basada en el vínculo del paciente con el caballo.

Es importante como soporte terapéutico, en tratamientos de rehabilitación de personas que padecen una discapacidad.

El tratamiento gira en torno al caballo como herramienta terapéutica, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las personas que tienen indicación médica para realizarla.

En la equinoterapia el tratamiento gira en torno al caballo.

La inclusión familiar es una característica importante de la actividad, cuya intervención ayuda en la formación de hábitos y límites.

La morfología del caballo, según los especialistas en el tema, puede ser aprovechada para tratar algunas enfermedades del ser humano, especialmente síndrome de Down, y distintos tipos de autismo.

La práctica de la equitación transmite, desde el lomo del caballo, impulsos rítmicos que se dirigen hacia la cintura del jinete, atravesando la columna vertebral y extendiéndose por todo el cuerpo.

Estos impulsos arrojan resultados positivos en toda patología que afecta al aparato motor y muscular de nuestro cuerpo.

La equinoterapia se trata de un tipo de terapia asistida muy utilizada en los niños, que tiene importantísimos beneficios sobre:

  • La mejora del equilibrio
  • El fortalecimiento del tono muscular
  • El control de la postura
  • La coordinación neuromotora
  • La orientación espacio temporal
  • La mejora de la percepción del esquema corporal.

A nivel psicológico también la equinoterapia brinda beneficios, como toda actividad o ejercicio físico.

Según los terapeutas, el movimiento del caballo al galopar ayuda al paciente a restablecer la confianza en sí mismo, trabajando así el área psicoafectiva.

Muy útil en la estimulación temprana, en la equinoterapia también es de provecho la temperatura corporal del caballo. 

La diferencia de temperatura con el ser humano, ayuda a distender y relajar los ligamentos y la musculatura, que es uno de los objetivos a alcanzar.

Un principio destacado y fundamental de esta actividad física, es la transmisión de un patrón locomotor, que es equivalente a caminar. Ello brinda la posibilidad de desarrollar una cierta estabilidad entre el tronco y la cabeza, por lo que es muy útil para trabajar con personas en sillas de ruedas.

La terapia asistida con caballos, según los terapeutas especializados en equinoterapia, ofrece ventajas psíquicas y físicas tanto en niños como en adultos.

A nivel psicológico, la terapia ecuestre favorece también:

  • La autoestima y confianza en uno mismo
  • Estimula la concentración, la atención, el lenguaje y la comunicación.
  • Desarrolla el autodominio
  • Favorece el contacto con la naturaleza y el respeto por los animales.
  • Se estimula la afectividad con el animal
  • Se involucra al entorno familiar que acompaña al paciente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.